Esas confusiones

confusion2.jpg

Llevo prácticamente una hora escribiendo. Sobre el que mis papás están de viaje y yo estoy sola y eso no me gusta, sobre que por qué vivo con mis papás considerando que quizá debería irme a vivir sola, sobre por qué no me voy a vivir sola, sobre mi relación con el maldito dinero y la deudofobia extrema que sufro, sobre mi cualidad de organización y planificación que a veces me pasa la cuenta y me hace pasarlo mal.

Pero obviamente no los puedo latear con un mamostreto de mis enredos, confusiones, complicaciones y demases. Eso está lejos de estar ok. Intentaré  sintetizar un poco.

Bueno en resumen, lo que me pasan son puras webadas y rollos idiotas de cosas que en realidad no son problemas, que se van a solucionar solos pero que aún así me inquietan. Tengo trabajo, en lo que estudié, como periodista y me gusta lo que hago. Gozo de una salud media enclenque pero no tengo nada grave. Tengo mis dos brazos y mis dos piernas, mi vista y todos mis sentidos. Mi pololo es un bacán. En mi familia estamos todos locos, pero nos queremos tanto que llega a ser enfermizo. Y eso, al menos para mí, es la mejor forma que te puede querer una familia. Mis amigas son unas bacanes aunque algunas a veces se porten un poco mal. No me puedo quejar.

Pero cuando todo en la vida de uno está aparentemente “ok” es que uno empieza a cuestionarse las cosas. Es una forma del ocio necesario para filosofar. Todos deberíamos filosofar de vez en cuando. Esa cuestión de pasar por la vida sin pensar lo que estás haciendo es un  desperdicio de pensamiento.

Mis inquietudes van por el lado de pensar en los pasos a seguir en mi vida, cuánto tiempo más debo darme de plazo para alcanzar ciertos objetivos y básicamente qué es lo que quiero hacer. ¿Quiero seguir donde mis padres y juntar un poco de plata?¿Quiero irme apenas pueda?¿Quiero estudiar algo?

Y ese es el momento. De despejar la mesa y colocar todo encima. Esto es lo que hay. Esto es lo que quiero que haya. Estos es lo que tengo que hacer para que las cosas resulten. Este es el tiempo que tengo que esperar, sin hacer nada, para que todo se reorganice solo.

Con calma, paciencia, optimismo y lo más difícil de todo: simplicidad.

A ustedes, ¿Qué las confunde?