¿La opinión de las amigas es ley?

Los amigos somos exigente, pero algunas veces no pasamos de la línea y podemos ser dictadores en vez de consejeros.

43721803639a3d5a12d9.jpg

De Evemccartney-sample.tumblr.com

Periodo de crisis y los amigos se transforman en un ejército. Todos se confabulan para que el rompimiento con tu pololo resulte ser sólo un trámite y no una depresión de semanas. Al final del periodo, terminas amando más a tus amigos, pero en algunos casos, la presión entre cumplir con el rito de “volver a ser feliz” y hacerle caso a las “recomendaciones” de tus amigos, resultan ser una carga demasiado pesada. He aquí querido lectores, uno de las partes más feas de la amistad, la demanda y las órdenes inconscientes que tus amigos te imponen.

Sí, es un tema delicado, pero apuesto estimado, que nadie se salva de esta tentación. Y claro que es fácil caer en esta mala costumbre, porque como en el caso de una mala relación, la línea entre pasar de ser alguien comprensivo a una madre sobre protectora es súper delgada. Es imposible no volverse loco cuando tu amiga se destruye por un chicuelo que lo único que hace es tratarla mal, y en esa circunstancia, sólo quedan dos formas de reaccionar: servirle un té con sabor o darle un discurso de “déjalo, porque no te quiero ver morir”.

Rudo, pero es una de las situaciones más recurrentes. El otro y un poco menos emotivo (en cierto sentido) es el de la estética. Se van de compras y ella te pide de favor que la acompañes. Toda va bien hasta que te das cuenta que en vez de renovar el clóset, lo ensucia. ¿Qué haces? Te desesperas, pero al menos tienes dos salidas: o le dices que de verdad le queda mal o simplemente no tocas el tema. He aquí cuando el grupo de las amigas demandantes te pueden destruir.

¿Qué hacer en ambos casos? Es justo y necesario hablar, esa es la magia de cualquier amistad.

Y ustedes ¿les ha pasado? ¿Qué hacen para superar un problemita como este?