¿Tu novi@ se parece a uno de tus padres?

¿Tu papá se parece a tu novio? ¿Tu mamá se parece a tu novia? Algunas situaciones se ven incomodas, pero son más comunes de lo normal.

lafoto397x350.jpg
No sé buscar pareja es una misión completamente planeada, pero hay factores que determinan que aceptes a alguien, ¿verdad? Les hablo de menos que los famosos “qué tiene que tener para ser mi polol@”.

Todo marcha bien cuando descubres que la persona que te gusta, resulta ser tu alma gemela en cuanto a gustos cinematográficos y además es vegetariano como tu. Sí, todo muy peligrosamente perfecto para ser verdad. Pero existen personas que descubren en el camino, que la persona que le gusta tiene un estilo muy similar a alguno de sus padres. ¡FATAL!

No, no es que te guste tu papá o tu mamá, pero sí hay cosas misteriosas de la sicología que determinan porqué hay algunas características de tu pareja que comparte con tu padre/madre. Pero no estamos aquí para hacer un análisis cientifico, la idea es abordarlo desde la experiencia.

De todas mis relaciones, en la mayoría me he topado con el clásico perfil de “el hombre intelectual, petulante y bastante fome”. En esos casos yo no llego a tal conexión (de comparar con mi santo padre) cuando mi mamá eleva su voz y me dice “Se parece mucho a tu papá, ¿no te diste cuenta?”. Doble expresión de desgracia en mi cara.

Una vez un amigo me confeso que lo único que quería era una mujer completamente distinta a su madre. “Estás loca, lo primero que quiero es huir del histrionismo de mi mamá. Quiero alguien tranquila, no otra loca en mi vida”, refunfuñaba mi estimado. Es bastante cruel, pero les cuento, mi amigo está pololeando con alguien igual a su mamá. Sí, irónico, pero suele pasar.

¿Será mala suerte?, ¿Será un tema de confianza en personalidades? O ¿que simplemente buscamos el mismo “cobijo” cuando estamos fuera de casa?

¡Hagan sus apuestas!