Buscando mi camino

Las difíciles elecciones de la vida

camino2.jpg

http://blogfiles.madteam.net

No creo que sea la primera ni la última persona a la que le pase o le haya pasado esto. Uno agradece y aprovecha la oportunidad de estudiar. Entras a estudiar una carrera que te gusta, cumples con tus obligaciones de la mejor forma que puedes y, finalmente, te titulas. Es justo en ese minuto, cuando crees que lo más complicado ya pasó, donde das cuenta de que no era así. Te enfrentas  a “the real world”: buscar el primer trabajo.

En ese punto, algo tenía avanzado. Trabajé desde los 19 años en cosas que aunque no necesariamente estaban relacionadas a lo que estudié, servían para saber cómo enfrentarse a una entrevista. Al menos eso creía yo.

No tenía idea de lo que me esperaba. Gracias al exceso de profesionales, encontrar el primer trabajo es una tarea titánica y, a ratos, frustrante. Los sueldos son bajísimos y las exigencias ridículas. Por eso, me adelanté y busqué mientras estudiaba para mi examen de grado. Pero nada. Después de cinco meses de titulada, llegué a mi actual puesto laboral.

Pero ese no es el único “problema” de egresar tanto que se lucha por el acceso a la educación superior y cuando estás ahí te das cuenta que en realidad pareciera estar sobrevalorado, porque aunque tengas un título, da lo mismo si no tienes un post-título.

Teniendo el apoyo económico para poder solventarlo, la respuesta es obvia: Sí, hay que hacer un posgrado. Pero ¿en qué? Gracias a Dios, la naturaleza de mi carrera no me da tantas opciones, por lo que la elección se vuelve un poquito (nótese, un poquito) más fácil. Pero no es sencillo decidir, ya que esto puede marcar tu tendencia como profesional por el resto de la vida. ¿Comunicaciones corporativas? Pagan poco. ¿Marketing? Mmmm, no. ¿Recursos Humanos? También.

Es una decisión difícil, que te permite, o te permitiría, llegar adonde quieres estar. Tengo claro lo que quiero: ser exitosa. Pero ¿Cómo llego al lugar en el que quiero estar?, ¿Cuál es el camino que debo tomar? ¿Qué decisiones me acercan o me alejan de lo que quiero? Esas son las preguntas que se deben resolver antes de tomar cualquier decisión. Espero resolverlas luego, porque paciencia sí que no me queda.

Quizá me queje de llena, habiendo tanta gente que no tiene posibilidades de educarse, pero yo creo que más de alguien, me va a entender.

¿Le ha pasado a alguna de ustedes?