Lo confieso: ¡Soy materialista!

lafotoe1306179335253261x350.jpg
“Materialista: Dicho de una persona excesivamente preocupada por los bienes materiales” – Rae.es. ¿Leyeron? Pues bien, a partir de esa definición si se siente identificado no se sienta mal, aquí, esta humilde redactora es parte de ese team.

¿Qué necesitas para ser materialista? Tener un sueldo, no tener familia (si quieres ser materialista consciente) y tener los gastos basales cubiertos. Teniendo esos elementos ya puedes sumarte a esta mala tendencia, si es que quieres.

Alguna vez se habló en Belelú de la  imposibilidad de controlar las compras, pero esto va más allá.

Sí, es terrible confesar esta condición, pero realmente hay veces que no puedo controlarme. Pero lo peor es gastar y afirmar que no lo hiciste, y lo disfrazas de muchas formas. Mi favorita es “No gasté, invertí”. Fatal, pero real.

Llenarme de cosas todos los meses es parte de mi rito para iniciar cada mes y siento que la única forma de controlarlo es no teniendo una tarjeta de crédito bajo mi nombre (debo cuidarme aunque sea un poco).

Ahora, siento que para llegar al punto de reconocer que eres parte de grupo, es un nivel extremo, en el sentido de identificar que algo está mal y lo sigues haciendo. Buena indicio para buscar el camino correcto, pero ¿y si decides que no y quieres seguir gastando? Aquí una de los conceptos más rebuscados y comunes en este vicio: “necesidad crítica”, entiéndase como “ver todo lo que crees que necesitas como una necesidad real”, cuando en verdad no lo es.

Pero no todo es terrible en el materialismo. Este “forma de vida” también es una inspiración para el séptimo arte. ¿Vieron “Confessions of a Shopaholic”? Aquí les dejo el trailer.

Sí, hablar de materialismo y reconocerse como tal da para todos los temas, pero y ustedes, ¿se sienten identificados?