Feliz día de la enfermeras

Conoce a la madre de la enfermería moderna

enfermera-1.jpg

http://dominicanosahora.files.wordpress.com

Hoy se celebra el día Internacional de las enfermeras, conmemorando el natalicio de Florence Nightingale, (12 de mayo de 1820) una inglesa que revolucionó la profesión. Como mujer de clase alta, su familia no quería que se desempeñara en un oficio de bajo nivel y “promiscuo” como era considerado en la época.

Pero su amor por el estudio la llevó a luchar con el apoyo de su abuelo. Desde chica fue matea, con una gran vocación para los estudios y el aprendizaje, para el espanto de su madre que quería enseñarle las labores del hogar. Las lecciones de matemáticas que después de muchos tira y afloja le permitieron recibir fueron muy importantes para el análisis de estadísticas aplicadas a la salud; llegando a ser la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica.

Florence es considerada la madre de la enfermería moderna, pues mientras estaba a cargo de las enfermeras del ejército Inglés en la guerra de Crimea en Turquía, se dedicó a recolectar datos de gran importancia para crear un modelo estadístico para lograr reducir la mortalidad entre los heridos que fallecían por enfermedades y no por sus heridas. Impulsó una reforma sanitaria que se expandió por toda Inglaterra, llamando la atención de la Reina Victoria, el Príncipe Alberto y el primer Ministro, quienes le permitieron crear la Comisión Real para la salud del Ejército.

Otro de sus aportes importantes fue establecer una Escuela de Enfermería; donde proponía que las enfermeras debían realizar una práctica en el hospital y vivir en un hogar bien constituido para preservarlas de las “malas lenguas”. Igual fuerte, pero de cierta forma necesario para restablecer la imagen de las enfermeras. Creo que eso, lamentablemente, no se ha cumplido, pues sigue existiendo el prejuicio, al menos en nuestro país, de que las enfermeras andan corriendo detrás de los médicos.

Mi mejor amiga del colegio es enfermera pediátrica, y es quizá por el sacrificio de su profesión que no la veo casi nunca. Pero la admiro en su capacidad de entrega con sus pequeños pacientes; de cómo sufre cada vez que uno se agrava y de que para no morir en el intento, ha debido a veces hacerse un cuero duro.

¡Feliz día a todas las enfermeras!