Esos desconocidos de al lado

¿Sabes con quién compartes pared?

vecinos.jpg

http://images.mylot.com

Hace ocho años que me fui de mi casa y en todo este tiempo he vivido en Viña del Mar y Santiago, además de una breve estadía en España. En ninguno de estos lugares me he molestado por conocer a mis vecinos, algo que según dicen está muy mal en caso de catástrofe, incendio o falta de azúcar. Como me perdí el terremoto de febrero del año pasado, tampoco los conocí por la fuerza de las circunstancias, así que hasta el día de hoy, quizás cuántas veces me he cruzado con un vecino en la calle y no he tenido idea de que vivimos al lado y compartimos pared.

El otro día me enteré de algo muy extraño que me hizo pensar en este hecho de que uno vive semi en comunidad en edificios y en verdad no sabemos qué hace esta gente en la privacidad de su hogar. Uno asume que son buenas personas, que no nos van a matar a todos y que no van a incendiar el edificio. Pero en estricto rigor, estamos viviendo rodeados de extraños.

La semana pasada una amiga me encargó que le preguntara al conserje de mi edificio si habían departamentos en arriendo o por desocuparse, porque anda desesperadamente buscando casa. Para mi sorpresa, el conserje me contó que unos vecinos del mismo piso, se iban porque los habían echado. Como a los conserjes les encanta contar y yo soy preguntona, lo apreté un poco y me soltó todo: los vecinos en cuestión, a los que siempre veíamos cocinar porque no tienen cortinas en la cocina, tenían un after, obviamente ilegal en el departamento que compartían. Y como soy mirona, siempre veía botellas de pisco vacías en sus mesones los fines de semana, pero nada fuera de lo común, nada que nosotros no hiciéramos.

Pero resulta que el conserje los sapeó tanto que se dio cuenta que tenían un “bar clandestino”, como dijo él, y que cobraban entrada y vendían copete, además de tener mesa de pool y una máquina traga monedas. No sé si esto será verdad o invento de Don Pedro, pero según él que hasta arrendaban piezas si querías concretar con alguna lola presente.

Todo esto me hizo pensar en que realmente no tenemos idea de quienes son nuestros vecinos, si pagan las cuentas o no, si son asesinos, sicópatas, violadores, ex convictos y un largo etc. Uno asume que porque vivimos en el mismo sector, somos todos parecidos, pero no.  La prueba fehaciente de esto es que hoy me asomé a la puerta del departamento 22 y había una orden judicial prohibiendo el ingreso al inmueble.

Y eso, da miedo.

Ustedes, ¿Conocen a sus vecinos?