Contrato prenupcial duques de Cambridge: Si se divorcian él se quedará con los hijos

Kate Middleton y su familia tendrían derecho de visita sin límite a sus hijos pero no podrá vivir con ellos.

katewilliamroyalwedding.jpg

Este secreto estuvo tan bien guardado como el nombre diseñador del vestido de novia de Kate, sin embargo, son tantos los medios y especialistas que están escarbando en la vida de los novios más famosos del siglo que finalmente el diario alemán Bild logró conseguir la exclusiva. Kate Middleton habría firmado un contrato prenupcial donde se vería bastante desfavorecida en el caso de un eventual divorcio.

Según el sitio entremujeres.com, el contrato habría sido redactado por el estudio de abogados Spears, de Londres. En la historia de la monarquía las infidelidades y separaciones están a la hora del día así que claramente, a pesar del tremendo amor que se profesa la pareja, no podían dejar de tomar precauciones sobre un futuro incierto.

El autor de “William and Kate: A Royal Love Story”, Christopher Anderson, conversó con el medio francés France Soir sobre este tema y comentó que “en toda la historia de la monarquía, nunca hubo contrato prenupcial. Para la familia real el divorcio era algo improbable hasta que el casamiento de la hermana de la reina, la princesa Margaret, acabó en divorcio” en 1976.

Uno de los puntos más polémicos del contrato serían los que se refieren a la tenencia de los hijos donde en el caso de que el matrimonio se divorcie será concedida totalmente al padre de los pequeños. Kate Middleton y su familia tendrían derecho de visita sin límite a sus hijos pero no podrá vivir con ellos. Este tipo de cláusulas se han realizado en varios otros matrimonios reales como el de Grace Kelly o la argentina Máxima Zorreguieta quien se casó con Willem Alexander, heredero del trono holandés.

Respecto de la pensión se informa que la nueva duquesa de Cambridge podrá acceder a un monto de dinero y una pensión, pero que serán modificadas de acuerdo a su comportamiento. La cantidad de dinero descenderá si Kate vuelve a casarse.

Un punto que sería bueno implementar en la “vida real” es el del silencio, para todos los que les gusta dedicarse a pelar a sus ex parejas y familias políticas luego de los divorcios. James Stewart, abogado especialista en divorcios quién ha asesorado a importantes figuras públicas como Madonna y a Guy Ritchie, aseguró a AP que la esposa de William, que ella “se une a una familia apodada ‘La Firma’, en la que cada empleado está sujeto a una cláusula de no divulgación”, en el caso de no respetar el acuerdo deberá pagar una multa.

Así que la nueva joven princesa no podrá poner ni una mano sobre la futura fortuna del príncipe William quien en el momento del fallecimiento de su abuela se adjudicará alrededor de 530 millones de dólares.