“El amor es un francotirador”, un musical de suicidas enamorados

image008.jpg

Tras la exitosa participación de la argentina Lola Arias con la obra “Mi vida después” en la pasada versión del Festival Internacional Santiago a Mil, la creatividad y potente dramaturgia de Arias se hace presente en “Teatro Hoy: Ciclo de Otoño 2011”, novedosa propuesta de Fundación Teatro a Mil que busca desestacionalizar la cartelera teatral a través de la creación de un ciclo que este año comprende seis montajes, tres reposiciones y tres estrenos.

Uno de los estrenos es “El amor es un francotirador”, texto de Arias dirigido por Néstor Cantillana y protagonizado por Pablo Schwartz, Eduardo Barril, Makarena Teke, Paula Bravo, Ariel Mateluna, Claudia Vicuña y Constanza Ortiz, y que se presentará en el Teatro de la Universidad Católica desde el viernes 29 de abril hasta el 25 de junio.

El montaje –proyecto FONDART 2011 y coproducido por Fundación Teatro a Mil- es un musical melodramático de corte indie, que cuenta con la dirección musical de Fernando Milagros y una banda en vivo compuesta por los músicos Alejandro Gómez (voz y guitarra), Rocío Oshee (batería) y Daniel Marabolí (teclado y bajo).

“El amor es un francotirador” forma parte de la trilogía de Lola Arias, que integran además “Sueño con revólver” y “Striptease”, ambas montadas en Chile también bajo la gestión de Cantillana.

La obra se muestra como una ruleta rusa de suicidas enamorados quienes buscan poner fin a su situación de desesperanza, sin caer en el dramatismo. Quien organiza este tétrico juego es una pequeña joven de 11 años interpretado por Ortiz quien llegó a la obra a través de un riguroso casting.

“Es muy interesante y contradictorio que una niña sea el personaje más intenso y más sabio de todos. Tiene una tremenda madurez, como si hubiera vivido mucho. La obra es coral, pero ella es la protagonista, quien conduce y maneja la ruleta”, explica Cantillana sobre el personaje.

El montaje es un musical melancólico, donde las confesiones de cada personaje son potentes por la naturalidad de las interpretaciones. Los seis jugadores dispuestos a morir son el tímido, el boxeador, el Don Juan, la belleza, la chica del campo y la stripper, quienes se enfrentan a las seis balas que tiene la pistola. Cada uno de ellos tiene una historia distinta, pero un punto de unión, tan inesperado como el resultado de la ruleta rusa que en cada función tendrá un final distinto.

El día viernes 6 de mayo el Teatro de la Universidad Católica organizará un encuentro con el público y el equipo artístico de la obra después de la función.