Venta de clóset: Regalo, vendo o ahogo

¿Adictas a comprar ropa? Buscar una solución beneficiosa para restar vestimenta a tu closet es todo es un desafío.

lafoto1-2.jpg

Hace tiempo me impuse no poseer ninguna tarjeta de crédito bajo mi propia responsabilidad. Tengo una, pero yo no soy la titular. Y ¿por qué no tener una propia? Porque soy adicta a comprar ropa.

En ese camino de vicio sin control, acumulé tanta ropa que en mi closet no había espacio. Es cierto, vivo en un departamento nuevo y por lo mismo, estos muebles no son diseñados con tanto lujo. Aún así sólo lo ocupo yo, y considerando eso se supone que debería tener espacio, pero aunque doble cada prenda es imposible que quepa en justa proporción.

El fin de semana llegó a tal límite que opté por tirar todo y dejar sobre mi cama un par de jeans y unas poleras bonitas, porque ya no podía más con el caos.

La situación es simple, el closet no cierra ni aguanta más ropa, ¿solución? Hay tres: regalar la ropa a mi amiga, donarla al Hogar de Cristo y la otra es venderla.

Regalar ropa es un clásico en mi vida. Desde muy pequeña lo hice y hace un año también doné ropa al hogar de Cristo. Pero la verdad es que ahora con los años me he dado cuenta de que he perdido mucha plata. Es aquí, donde la tercera opción – y que nunca he concretado- toma más fuerza.

La alternativa de vender tiene dos salidas: abrir una cuenta en Flickr.com para vender online o vender ropa a precio descaradamente baratos al estilo de “venta de garage”, sólo que le cambiamos “garage” por “closet”.

Aún no decido fecha, pero la segunda opción es la más legal, porque según las normas de Flickr no se permite vender a través de ese portal. Por más que esté lleno chiquillos y chiquillas que utilizan el sitio para eso, según el sitio no se admite ningún tipo de negocio explícito. Al menos los reconocidos, porque sólo a través de denuncias se logran llegar al usuario que comete la falta.

Y ustedes, ¿Qué harían con tanta ropa?