Pelirrojas falsas: sobre las que odio y respeto

Hay a quienes les queda bien y quienes realmente no.

pelirojas.jpg

Gracias a la libertad de expresión y que mi jefa en Belelú lo autorizó, les puedo hablar sobre una de mis mayores prejuicios: las mujeres que se tiñen el pelo rojo y les queda mal.

Llevo cuatro años luciendo una melena roja, y mi primer encuentro con ese color fue en búsqueda de quitarme un rubio horrible que usé por casi seis meses. Además de parecer el principito, el rubio no le viene a alguien que no fue rubia en la infancia o al menos que tenga características anglosajonas. El rojo también es exigente, pero sigo creyendo que en mi, se ve decente.

Pero en esto mundo de pelirrojas falsas en ascenso, existen otra especie además de “le queda bien ese rojo”, están las que a mi gusto no entienden que de verdad no se ve bien en ellas: las pelirrojas con piel bronceada.

Es cierto, existe Rihanna y mis respetos para esa voz increíble y es look incomparable. Pero ustedes saben, yo no me refiero a ella. Al principio, cuando aparecieron los colores rojizos para el pelo, vi un boom de mujeres con el pelo caoba. Todas juraban que se veían la raja, pero la verdad es que nunca creí que así fuera. Muchas veces callé por respeto.
Ahora teñirse el pelo así es sinónimo de creerse una mina ondera y claro, cuanta hispter por ahí dando vuelta con una buena decoloración y rojo intenso, parecen ser la formula correcta. Pero es complicado, para alguien tan detallista como yo, porque no puedo evitar estar pendiente no sólo de ese grupo selecto, sino también de todas aquellas rojitas falsas que caminan por ahí y que simplemente no tienen el don de combinar bien. El rojo te puedo dar poder, o restarle belleza a todo lo que potencialmente es bonito en ti.

Pero no se confundan, queridos lectores, es cierto que esta crítica resulta ser una especie de hermana chica del texto que hizo Juanita Vial. Pues no, no es la idea discriminar de forma violenta, la idea es confesar mis prejuicios y establecer que para hacer críticas en estéticas se debe mencionar ciertos comentarios poco amigables y abusar de la libertad de expresión de alguna forma.

¿Les ha pasado? ¿Les da lo mismo? O ¿Son parte del team de pelirrojas falsas exigentes?