Keiko Fujimori: La china con mano dura sigue en carrera

Elegida para la segunda vuelta

4da3347ac1cfe400.jpg

Después de una reñida jornada electoral el pasado domingo, Perú tendrá el próximo 5 de junio una segunda vuelta donde los candidatos seránKeiko Fujimori, la derechista  hija de Alberto Fujimori, ex presidente de Perú y condenado a 25 años de cárcel y Ollanta Humala, un nacionalista  ex militar hijo de un dirigente socialista.

Si bien el otro día comentábamos sobre la poca confianza que otorga una persona educada por alguien corrupto y  que cometió violaciones a los derechos humanos, puedo darme cuenta que aparentemente fue no a pesar de su padre si no gracias a su padre que Keiko Fujimori llegó donde llegó.

Un analista político dice en La Tercera que el comportamiento paternalista y de asistencia social a los sectores más desprotegidos de la población, generan en esos sectores un sentimiento de nostalgia de tiempos mejores que despliegan en su voto para la hija de quien les hizo tanto bien. Tanto es así, que la propia Keiko recuerda a su padre cada vez que puede, repitiendo las acciones del ahora encarcelado líder.

“Por gobernar con mano dura. Yo voy a derrotar la delincuencia. Yo soy la china con mano dura” dice Keiko Fujimori, aludiendo, a sus rasgos asiáticos pero ojo que si dijera eso en Chile se estaría refiriendo también a la campesina que acá escasea pero que allá no y que justamente es la más pobre.

Me parece muy destacable que quiera terminar con la delincuencia; pero no sé a ustedes, a mí me asusta su resto que lo haga igual que su padre. Porque el fin, no siempre justifica los medios.