Actualidad

Taxi – dependiente

“¿Cuánto gastas en taxi?”

“¿Cuánto gastas en taxis?”, si usted es uno de los que se siente identificado con esta pregunta, automáticamente comprende mi corazón.

Desde que me asaltaron, hace dos años, mi vida cambió. Con la llegada del dinero, el aumento de las salidas con mis nuevos amigos, además de mi trauma que dejó aquel acto vandálico, todo llevó a una sola opción: destinar plata para tomar un taxi cada vez que sea necesario. Lo que no sabía era que se “necesario” se transformó en un “siempre”.

Sacar cuentas es algo clave. Si tomas dos taxis al día, cada uno con tramos de 2.500, a la semana gastarás 25 mil sólo en cinco días. Pero si consideramos las salidas nocturnas de los fin de semana, el panorama para el futuro económico se ve más gris aún.

Como estoy en serios planes de ahorro, trato de caminar, tomar la micro y jamás volverme a mi casa de noche. Pero esta misión se complica cuando eres joven, trabajas e intentas mantener una vida social lo más activa posible.

Pero en el mundo de los adictos a los taxis he aprendido que hay dinámicas un poco más compleja.

Uno de los peores casos es el taxista bueno para hablar. Desde el que hace un análisis social, los que te comentan sobre el gobierno, los que le gusta compartir su vida privada con lujo y detalle, el que te jotea, aquellos que te preguntan dónde trabajas, etc. Pero sin duda el peor es conductor que te habla cuando decides tomar un taxi a las 7 am. Estimado, sé que no me leerá, pero de verdad,  es imposible tener ganas de conversar con alguien a esa hora, mucho menos con un extraño.

He llegado a creer que el único grupo de personas que puede entender a aquellos que somos adictos a los taxis, son los fumadores. ¿Cuánta plata tendríamos de sobra al mes si dejáramos este vicio? Demasiada y lo sabemos.

Y ustedes lectores, ¿son parte de este selecto grupo derrochador de dinero?, ¿les ha pasado algo peor que los ejemplos que mencioné?

Tags

Lo Último


Te recomendamos