Actualidad

¡Odio a los clasistas!

Odio la gente clasista, especialmente a los que te miran de pies a cabeza para tasarte antes de decidir si te dirigirá la palabra o no. Me puse mi mejor cuero de chancho para recibir todas sus críticas, porque estoy segura que me dirán resentida social, mala onda, discriminadora y todo lo que quieran. Así que lean con atención y luego denme todas sus impresiones.

El clasismo en Chile es muy ordinario. Por ejemplo tenemos el patético caso de la Universidad de Concepción, donde solicitaba estudiantes “caucásicos” para participar del spot televisivo de la institución. Por medio de un mail les llegó a los alumnos la oferta… Me imagino que quienes no cumplían con el principal requisito del llamado se tienen que haber sentido pésimo por no poder ser parte de la cara visible de su universidad.

Ahora apareció en ciper.cl un artículo escrito por Valentina Mery, donde se delimitan las poblaciones donde CMR Falabella no entrega tarjetas de crédito. Todos sabemos que una cosa es que revisen tus antecedentes comerciales o que te pregunten cuanto ganas para saber cuánto crédito te pasan o simplemente que no te lo den, pero otra muy distinta es que no puedas acceder al famoso plástico porque vives en una población determinada. Eso sí que es discriminación arbitraria y clasismo puro.

Este asunto del clasismo es increíble, en Chile no es difícil ver como prácticamente todos caen en esta tontera. Un amigo me dijo que acá “a una persona le suben 10 mil pesos en su sueldo y ya actúa diferente”, puede ser que este comentario sea más o menos exagerado, pero yo creo que se acerca a la realidad.

Es complejo explicarlo porque a veces la gente lo confunde con el arribismo pero según la Real Academia Española (RAE) este término significa “Actitud de quienes defienden la discriminación por motivos de pertenencia a otra clase social”. Una soberana basura.

A mi me pasa que cada vez que voy a eventos debido a mi trabajo -tengo claro que no me están invitando a mi, si no al medio para el que escribo – me siento incómoda, como que no pertenezco a ese círculo. Pero no es solo un tema mío sino una cuestión que está fuera de mi control. Me acerco a alguien, le sonrío y pareciera que se asuntan como si yo tuviera algo en la cara. No me considero tan fea como para asustar a alguien. Pero me miran sobre el hombro mujeres “jóvenes” que se supone tiene educación para valorar a quienes se esfuerzan para salir adelante. Te creo te haga eso una vieja que durante generaciones se crió en un mundo enfermo donde están acostumbrados a ningunear a todo el mundo, pero una persona de mi edad no puede hacerle eso a otras.

En dichos eventos siempre está la típica fotógrafa de sociales con tacos más pronunciados que las propias modelos de los desfiles y más producidas que Cecilia Bolocco que se pasean con su cámara la cual pareciera les da un poder sobrenatural ya que son ellas quienes dan forma a clase “cool” del momento. Ellas deciden quién aparecerá en sociales o no. Se pasean con su cuadernillo de anotaciones con un par de apellidos en inglés y se sienten con el derecho de mirarte de pies a cabeza y tasarte si en realidad eres parte de su súper clase o no. A ellas no les importa si te pasan a llevar con su clasismo y soberbia. ¡Son patéticas!

Además, están quienes vienen recién conociéndote y lo primero que te preguntan es en qué colegio estabas. ¿Alguien me puede explicar que mierda les importa eso? Pasó hace años, en ves de preguntar con quién andas, si eres amigo del cumpleañero, qué sé yo. ¡¿Pero de qué colegio saliste?!

Otros deciden cambiar la dirección de su casa de sus curriculums porque saben que si aparece la real no serán aceptados en ningún cargo importante. Tener miedo que te discriminen por causas que están totalmente fuera de tu control es lo más frustrante que te puede pasar como persona y son millones quienes viven levantando la ceja para demostrar que pertenecen a otra clase y que tú no tienes derecho de poner un pie en el piso por el que ellos caminan.

¿Qué opinan ustedes?, ¿Es Chile un país clasista?

Tags

Lo Último


Te recomendamos