Un libro: “Tu hija: Una guía para criar niñas”

mama1.jpg

(cc) Flickr.com/ChuKi.

Leí en el diario La Tercera hace unos días sobre un tema que está muy presente en nuestra sociedad y que sin embargo, pasa un poco desapercibido, estoy hablando de la crianza de las niñas que mañana serán las mujeres que manejen el país.

El diario habló con Helen Wright, directora de la Asociación de Colegios de Niñas de Inglaterra, que reúne a 200 escuelas de ese país, para que explicara por qué es más difícil criar a una niña en esta época que a un hombre, asuntos que relata también en su libro “Tu hija: Una guía para criar niñas” que lanzó el pasado tres de febrero en Inglaterra. Siendo mujer puedo afirmar que siempre hemos sido un poco más complicadas que ellos: maduramos antes; nos sentimos presionadas por la sociedad a ser cada vez mejores; tenemos que demostrar que somas más capaces que los hombres; lidiamos con la menstruación y el embarazo; nos auto exigimos responsabilidad…

Siempre lo vamos a sentir, no solo hacia nosotras, sino también hacia nuestras hijas. Helena decía en el diario que “estas mujeres (las madres) esperan más de sus hijas de lo que se esperaba de ellas cuando eran jóvenes, a pesar de que realmente no quieran presionarlas. Quieren que sus hijas tengan reales opciones en el futuro, y no hay ninguna duda de que, actualmente, una parte de eso es tener una familia y una carrera”. No solo nos exigen (o nos exigimos en realidad) eso, sino que también debemos ser bellas y dentro de ese punto está el ser delgadas.

Por esta presión histórica que ha existido sobre nosotras, es que las madres de hoy no entienden que sus hijas no quieran ser más que ellas, ¡cómo! Si estamos en una sociedad donde casi no hay límites para hacer cualquier cosa que nos propongamos, donde es mucho más fácil ser mujer que hace un siglo y donde sí que se puede ser “más” que nuestras abuelas y madres, pero ahí está el punto clave del aunto: ser más en qué, ¿en nuestra profesión?, ¿en la forma en que criamos a nuestros hijos? Por qué tenemos que sobrepasarlas en algún sentido, ¿no podemos acaso ser igual o menos que ellas, por qué las mujeres tenemos que estar siempre demostrando algo (lo que sea)?

Quizá lo que dice este libro es cierto, es más difícil criar niñas en estos días, pero puede ser solo porque nosotras (las madres o las mujeres mayores en general) lo hacemos complicado, nosotras somos las que le exigimos a las nuevas generaciones femeninas que sean más que la actual, ¿qué creen?