Cada vez se llega más pequeño a Hollywood

¿O siempre ha sido así?

tempel524x350.jpg

Así lo han demostrado desde hace unos años el grupo de actores sub 17 que llega a la gran la insdustria cinematográfica de Estados Unidos. Tanto es así, que ahora los directores de renombre, esos a los que se llegaba cuando se era un veterano de la gran pantalla, están trabajando con actores cada vez más jóvenes, yo diría que casi niños ¿bueno o malo?

Es bueno, quizá hasta recomendable, iniciar una carrera cuando aún se es un niño en el caso del deporte y la danza, por ejemplo, porque en esas profesiones mientras antes llegas es mejor, pero en la actuación no necesariamente es así y a pesar de eso, directores como Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Sofia Coppola, Peter Jackson, JJ Abrams, Joe Wright, Ethan y Joel Coen o Cameron Crowe están pidiendo “niños” para sus protagónicos. Será quizá porque los menores se entregan más en la pantalla o tienen menos prejuicios a la hora de actuar.

Lo cierto es que a esos niños les va muy bien y no solo en cifras económicas, sino en lo que se refiere a la actuación misma. Es el caso de Halee Steinfeld (14) (en la foto) que está nominada a un Oscar como Mejor actriz secundaria el próximo 27 de febrero por su rol en la última cinta de los hermanos Coen, “Temple de acero”. Lo encuentro notable.

Esto de las actrices menores de edad que se abren camino en la gran pantalla estadounidense lo leí en un artículo en La Tercera donde destacaban sobre todo a Elle Fanning (13), la hermana menor de la ya famosa Dakota, por su actuación en “Somewhere”, de Sofia Coppola, “El curioso caso de Benjamin Button” y “Babel”. Pero a parte de hablar de ella y de mencionar la nominación de Halee Steinfeld, no decían mucho más y de hecho me llamó la atención que no lo hicieran y que no mencionaran a otras grandes actrices de hoy que fueron llamadas actuar cuando eran niñas y que también lo hacían excelente. Estoy hablando específicamente de Jodie Foster en “Taxi driver”, Natalie Portman en “León” y Drew Barrimore en “E.T.”.

Después de eso me cuestioné un poco el artículo, porque en el fondo este fenómeno ha existido desde siempre y no solo en el cine de Hollywood, sino que en cualquier ámbito artístico al que llegan menores de la mano de sus padres a buscar suerte. A muchos les resulta y se convierten después en grandes maestros de lo que hacen, a otros la fama les dura 15 minutos y otros (muchos) se enredan en las adicciones propias de la industria, en el trabajo pesado para su edad y en conflictos que terminan por sepultar su, alguna vez, promisoria carrera (Macaulay Culkin, Lindsay Lohan…). Entonces, ¿es nuevo el fenómeno o ha existido desde siempre?