La Avant Premiere más Jackass de la historia

Crónica de un bochorno

jackass36493280x415.jpg

Lo de ayer en la premiere de Jackass en el Cine Hoyts de Parque Arauco (Santiago) ha sido una de las peores vergüenzas que me ha tocado vivir en los años que llevo en el periodismo de cultura pop. Podríamos llamarlo una humillación, porque tengo que decir que la organización no solo fue penca y mal ejecutada, sino que también discriminatoria.

Es indigno, poco serio y flaite que una productora -teniendo una sala con capacidad para 270 personas- inviten, por lo bajo, a 500. Es impresentable que citen a la gente a la misma hora que a los famosillos y nos tengan esperando una hora en la fila, mientras personajes como Copano y Nicolás López toman juguito, comen tapaditos en el cóctel y dan notas para programas estilo Alfombra Roja. Una de dos. O hacen un evento exclusivo para rostros, o uno para la gallada que concursa en los sitios.

Esto último, porque googleando me dí cuenta que la agencia de medios regaló entradas en todos los blogs de Chile y que por miedo a que la premiere fuera un fracaso regalaron más entradas de lo que habían prometido. Creo que pensaron “es febrero, quizás no muchos famosillos lleguen, así que vayámonos a la segura y regalemos muchas entradas”. Se equivocaron señores, subestimaron a los famosos y a la gente que llegó en masa e ilusionada  al cine para ver las idioteces de Knoxville y compañía en 3D.

He sido fan de Jackass desde que MTV emitió la serie en Chile en el año 2000. Soy obsesivo y he visto absolutamente todos los capítulos. Por eso mi rabia, ya que no pude asistir a la función de prensa y estaba muy ansioso con la premiere. Dichoso recibí mi invitación y aquí en los cuarteles centrales de Betazeta vi el desfile de fanáticos que venían en busca de su entrada. Ilusionados y contentos, que al igual que yo se quedaron con las ganas, porque lo mío no fue un caso aislado, ya que más de 50 personas deben haber quedado fuera de la función.

Lo peor fue la forma en cómo comunicaron que no cabía más gente. Cerraron las puertas de la sala y explicaron que estaba lleno y que nos teníamos que ir para la casa. A algunos les regalaron una entrada para otro día. Fui por explicaciones y al preguntarle a la señorita encargada quién era la productora, ella se negó en reiteradas oportunidades a decirme qué empresa era la responsable, quizás consciente del cagazo que se estaba viviendo. La misma niña me dijo que si estaba tan interesado en ver la “peliculita”, podía entrar y sentarme en las escaleras, cosa que encontré una picantería de marca mayor y que viola toda norma de seguridad. ¿Se olvidaron que hace un año hubo un terremoto?

Al final con una colega de la prensa me pude informar que los genios detrás de este bochorno eran Profilechile (prensa) y The Cow Company (agencia encargada solo del cóctel y de brandear la sala según su propio dueño). Llamé a Profile y la encargada me dice que es mentira lo que viví ayer y que “a lo más 15 personas quedaron sin entrar y les dimos entradas”, ¡Maravillosa explicación!

Hago una llamado a las agencias a que sean responsables con los eventos que organizan y tengan  un mínimo de consideración con la gente que concursa en sitios y que confía en que va poder recibir lo que le prometieron. Hagan bien la pega,  sean profesionales y esperemos que la gente de M&M no se entere de ese lamentable suceso, no queremos que vayan a perder el cliente.