Una noche de hotel en tu ciudad

De turistas por un día.

ohteldos.jpg

(cc) Flickr.com/soktare32

Pasar un día en un hotel en la ciudad donde vives resulta muy divertido, sobre todo en verano cuando se te acaban los panoramas clásicos y ya no sabes qué más hacer mientras esperas que lleguen los días de vacaciones. Esta tendencia está cada día más en alza: para celebrar aniversarios, reconciliaciones, cumpleaños o simplemente porque sí, ¿lo han hecho alguna vez?

Es de lo más entretenido y hay infinitas ofertas que incluyen la cena, el alojamiento y el desayuno al otro día y algunos te dejan utilizar las instalaciones como la piscina. Desde que se puso de moda Groupon, la gente no se pierde estas oportunidades de pasar una noche fuera del hogar y ganarle a la rutina.

Cuando estás en la recepción o en el buffet al desayuno te sientes como una verdadera turista y hasta te dan ganas de salir a recorrer la ciudad que tanto conoces. Y resulta que muchos lo hacen, piden un mapa y se ponen en marcha para mirar el sitio donde viven con otros ojos y algunos hasta toman el típico bus rojo de turismo para pasear.

Conozco gente que lo ha hecho cuando tiene un matrimonio, por ejemplo, y en lugar de viajar de un extremo a otro de la ciudad deciden alojar en un hotel cerca de la fiesta. Llegan temprano, se cambian de ropa ahí y vuelven después de la boda. Otros lo hacen cuando quieren pasar la noche juntos y no tienen lugar en la casa de él ni en la de ella y tampoco quieren ir a un motel porque esos sitios no dan la sensación de paseo o vacaciones. Hacerlo al menos una vez al año te desconecta completamente de la rutina y hasta te relaja ver la ciudad desde la otra vereda. Cambiar nuestro movimientos y hacer este tipo de cosas es estimulante.

Lo mejor es cuando el hotel queda cerca de tu trabajo o del lugar por el que transitas a diario porque hasta encuentras el sitio más lindo. Cuando pasas todos los días por el mismo lugar no te fijas en los detalles, lo ignoras completamente y sigues con tu ritmo, pero si pasaste la noche cerca lo ves claramente diferente y hasta te haces las típicas preguntas turísticas: ¿Cuándo lo habrán construido? ¿quién habrá vivido ahí? etc.

¿Lo han hecho? Yo se los recomiendo de todas maneras, de verdad que te cambia la visión del sitio en que vives y hasta podría convertirse en el destino de las vacaciones si es que no tienen mucho días para viajar a otro lugar. Qué mejor que pasar tu tiempo libre en tu ciudad con piscina, cena a la carta, batas de baño limpias y tibias, pantuflas nuevas y servicio a la habitación.