La exposición excesiva a los rayos UV puede provocar tumores oculares

Consejos para prevenirlos.

sun280x371.jpg

(cc) Flickr.com/MR MARK BEK

El verano es una época hostil para los ojos. Las condiciones ambientales suponen una permanente agresión por la suma de circunstancias adversas tales como: aumento de la temperatura del aire, disminución de la humedad, más viento, polvo en suspensión y especialmente el aumento a la exposición de rayos ultravioleta.

En esta época aumenta la práctica de deportes y actividades recreativas al aire libre. Por eso se ven más consultas por traumatismos relacionados. Una causa importante de irritación de los ojos en el verano son todas las relacionadas con piscinas y playas.

De acuerdo al doctor Gonzalo Ibañez, Oftalmólogo del Centro Puerta del Sol, en piscinas suelen verse las derivadas de las irritaciones por exceso de cloro, en cambio en el mar las que tienen que ver con cuerpos extraños como la arena. En ambas se puede producir daño causado por la exposición exagerada a la radiación ultravioleta. Esta es la denominada fotoqueratitis, que se caracteriza por una inflamación de la córnea con dolor, lagrimeo, fotofobia, visión borrosa, sensación de arena en los ojos y parpadeo excesivo.

Según el especialista de Puerta del Sol, las alergias oculares tienen su predominio durante la primavera y verano por la alta concentración de alergenos en el aire, fundamentalmente pólenes de orígenes variados como pastos, malezas, árboles, etc. De ahí que sea una mala temporada para los pacientes alérgicos. Por eso el oftalmólogo enfatiza que se debe estar atento al inicio de los síntomas típicos como picazón, enrojecimiento, sensación de arena. Cuando esto ocurre es importante tratar precozmente con antialérgicos en gotas para evitarse un largo período de síntomas.

Los usuarios de lentes de contacto suelen pasarlo mal en el verano por la sequedad ambiental y el uso de aire acondicionado. Ayuda mucho en estos casos la aplicación de lágrimas artificiales.

Respecto a la exposición excesiva a los rayos ultravioleta el especialista de Puerta del Sol destaca el hecho de que es el principal factor en la génesis de tumores. Los principales son el carcinoma in situ y el melanoma en la conjuntiva; el carcinoma basocelular y carcinoma escamoso en el párpado.

No obstante, el uso de anteojos con filtro solar minimiza las consecuencias del exceso de radiación ultravioleta, así como la exposición al aire seco y al viento cuando se está al aire libre. Además el uso de lubricantes oculares, en forma de lágrimas artificiales y gel, es un paliativo a la sequedad ocular tan frecuente en esta época. En niños pequeños que pueden no tolerar el uso de anteojos para el sol el oftalmólogo de Puerta del Sol enfatiza que un buen sustituto son gorros con visera o jockeys.

Finalmente señala que las antiparras para nadadores son muy convenientes para reducir el contacto del agua con cloro en las piscinas, especialmente en personas hipersensibles.