Chile: La crisis del gas vista por un puntarenense

Ivo nos cuenta cómo vive esta compleja situación en la ciudad de sus amores.

532922450858897aee80b.jpg

(cc) challtumay

Muy difíciles han sido estos últimos días en Punta Arenas. El bloqueo que mantienen los manifestantes en la única ruta de acceso a la ciudad comienza a provocar desabastecimientos. En la góndola de lácteos del Unimarc del centro había un solo yogurt. Nada más. Únicamente los alimentos no perecibles abundan. Pero nadie sabe hasta cuándo.
La toma es un mundo distinto. Gentes de clases sociales y estilos de vida diferentes se unen en una causa común. Nadie es de la Concertación o la Alianza. Claramente los garabatos se los lleva Piñera. Pero todos tienen conciencia de que la crisis que detonó se gestó en otra administración.

Las mujeres preparan cocimientos y reparten platos a desconocidos. Durante la noche cientos de jóvenes llegan al lugar. Unos con conciencia social. Otros a puro carretear. Pero lo cierto es que todos comparten y disfrutan de manifestaciones artísticas espontáneas. Nadie da jugo y los flaites son expulsados a pura voz cuando comienzan a hacer de las suyas.

Las negociaciones van lentas. Todos creían que iba a terminar el viernes. Pero da la impresión que los dirigentes de taxis colectivos y camioneros se quieren llevar el paro para la casa. Un poco de atención de los medios y se creen dueños del movimiento. El movimientos somos todos y somos uno solo. Estos inescrupulosos son como polillas en busca de luz. La oferta de bajar el alza de un 16% a un 3% satisfacía a la mayoría. Eran más de cinco veces menos. Pero algunos huevoncitos no entienden que cuando uno se sienta a negociar se debe ceder.

Se aprovechan de la gente humilde. Les prometen que el gas no va a subir en 10 años. Pero eso es imposible. Los llaman a hacer barricadas. Pero sólo sirven para que menores beban hasta la mañana. No explican bien cuáles son las razones paras que no suba el gas. No dicen que a ENAP la quebraron y por eso hay que revitalizarla. Y los pelotudos que pagarían el costo somos los magallánicos.

Algo similar pasa con los periodistas y gráficos regionales. Se les infla el pecho cuando un medio nacional les llama para despachar. Para que decir cuando es argentino. Además se pegan codazos con los profesionales de Santiago. “¿Qué se cree este huevas? No porque sea de la capital tiene que preguntar antes que yo”. Simplemente patéticas escenas.

Los medios nacionales dan pena. No informan bien. Fue patético ver Tolerancia Cero el domingo 9. Y sólo el 16 invitaron al senador Bianchi. Les enseñó la realidad de acá. Da pena que hablen sin informarse. Una verdadera lástima.
Llegó Laurence. Viene a cerrar el trato. Hay esperanzas de que todo esto acabe ya. La gente está cansada. Hay fuerzas. Pero no existe la costumbre de protestar por acá. Hay una tensa calma. Pero me da un poco lo mismo. Ahora me voy a ver Sol y Lluvia. Al menos bandas nacionales vinieron alguna vez por estos lares. Aunque sólo sea para politizar el tema. Insisto en que da lo mismo. El tema es que el resto del país se de cuenta que vivimos en una isla igual que los pascuenses y que somos tan chilenos como ellos.

¡Viva Magallanes!