Consejos básicos para vivir solo: cómo evitar el cerro de loza sucia

Cuando recién te cambias es un tema esto de los platos.

sucios.jpg

(cc) Flickr.com/Fabián Scabuzzo :: Rosario :: Arg.

Mañana comienzo a vivir sola. Bueno, tampoco sola, sola. Me voy con mis hermanos a un departamento que nos costó muchísimo encontrar. Queríamos buena ubicación y por supuesto buen precio, cosas que claramente no van de la mano, por eso después de varias revisadas de los avisos clasificados, de muchas más caminatas por la ciudad y de infinitas llamas telefónicas que comenzaban con: “Hola, vi su departamento en un anuncio…”, al final nos decidimos por uno que está entre el centro de Santiago y el barrio Bellavista, bien ubicado después de todo.

Tres dormitorios, dos baños, una cocina luminosa y una terraza para recibir gente: perfecto para tres hermanos. Con esta nueva situación de vida, comenzaron a llovernos los consejos para ser buenos “dueños de casa” y uno de esos me llegó por Twitter y la verdad es que me gustó mucho. Me recomendaban un sitio chileno que se llama Viviendosolo.cl donde cada día dan una serie de consejos para vivir solo. Estuve leyendo el sitio y el que más me gustó fue el de “Principios para evitar la temida montaña de loza” y ahora lo quiero compartir con ustedes.

Hasta el momento la vida ha sido fácil: sin platos que lavar, solo de vez en cuando; con ropa planchada y limpia a los pies de la cama; sin baños que hacer y sin cocinar, pero desde mañana la cosa cambia y la verdad es que una de las situaciones futuras que más nos da flojera hacer es lavar la loza, ni siquiera hacer la cama es tan aburrido como estar al menos 20 minutos (incluso 40 cuando llegan invitados) frente al lava platos salpicando agua por todas partes. Era chistoso porque ni si quiera habíamos comprado los platos y ya estábamos pensando en lo que teníamos que lavar. Por eso cuando vi que había una manera de hacerlo más ameno, no dudé en leer el artículo completo.

Los consejos que más me gustaron de ese sitio fueron los siguientes:

“La reutilización o uso inteligente de los recursos es fundamental para el hombre que evita lavar platos. Cuando tomes once pon nova a los platos en donde pondrás pan y bajo la taza del té/café. Cuando termines ocupas esa misma nova, limpias lo que pudiese haberse ensuciado y voilà, plato listo para reutilizarse al día siguiente”, anunciaban como número uno.

Dos: “Tener sólo una cosa de cada una te obliga a lavar lo que utilizaste en el momento”.

Tres: “Dejar la loza remojando desde el momento que la utilizaste te hará la tarea mas simple cuando ese momento llegue”.

Cuatro:“Dejar las cosas semi organizadas: toma algún jarro y junta todos los cubiertos, ordena los platos apilándolos de manera que el mas pequeño quede arriba y luego junta los vasos. Cuando laves el orden facilitará enormemente las cosas”.

Igual buenos consejos, quizá aplique el número uno alguna vez y definitivamente usaré el cuatro, lo mejor para no matarse limpiando es dejar las cosas ordenadas.