Las playas más tranquilas de Chile y el mundo para veranear

Una lista hecha a partir de a experiencia personal y de lo vivido por amigos.

playados.jpg

(cc) Flickr.com/alobos flickr

Nuevamente esta lista está basada en mi propia experiencia y en la de conocidos, en los que confío plenamente, que han ido a los lugares que yo les voy a recomendar a continuación. Traté de buscar aquellas playas más tranquilas, esas donde siempre encuentras un espacio para poner tu toalla.

Hornitos está a unos kilómetros de Antofasata y en ella se une el desierto con el mar. Casi no hay casas y todo se traduce en una planicie de arena café infinita. Tiene dunas de arena café donde los veraneantes andan en moto de cuatro ruedas. No tiene agua potable ni luz eléctrica, tampoco hay almacenes para comprar. Si quieren ir deben llevar todos los implementos necesarios. Es ideal para acampar y está llena de mansiones y casas enormes sobre los cerros. Es muy tranquila y casi nunca hay mucha gente en la playa, el agua no es tan helada como la del litoral central.

Playa Piqueros y Playa El Soldado, pertenecen al Parque Nacional Pan de Azúcar. Están a penas equipadas con baños químicos y son muy tranquilas porque a ellas solo van los turistas que acampan en el parque. También se une en ella el desierto de Atacama y el mar y si van en septiembre pueden apreciar el desierto florido cerca del lugar. Desde ahí se pueden avistar pingüinos de Humboldt en la Isla Pan de Azúcar. Los únicos pobladores que hay en ese lugar son los pescadores de la caleta que ofrecen pescados frescos de almuerzo a bajo precio.

Esauira es una playa de Marruecos de arena casi blanca ideal para descansar y leer un libro. Es un sitio muy, muy tranquilo donde a penas llega gente. Pertenece al pueblo del mismo nombre, un sitio pequeño característico por los locales al aire libre, muy barato para comprar artesanía y con gente muy amable que habla en árabe, francés y un poco de español. Las mujeres musulmanas que van a esa playa se deben bañar con ropa y el burka puestos porque los hombres que están ahí no les pueden ver el cuerpo.

Cabo Polonio en Uruguay es un balneario y un parque nacional. Está conformado por tres pequeñas islas llamadas Islas de Torres, en ellas hay una reserva de lobos marinos que pueden ser vistos desde la costa al igual que el enorme faro del lugar. Tiene dunas de arena dorada, sus habitantes son muy simpáticos y amables y siempre se los ve tomando mate. Es un sitio tranquilo, ideal para ir de paso desde Montevideo con amigos.

Playa Banys Mongat, está muy cerca de Barcelona. Es una playa de arena dorada, semiurbana y con muy poca afluencia de público. Es ideal para escapar del gentío que se forma en la playa de Barcelona y en las que están más cerca de esa ciudad como la Playa Pineda de Mar o la Playa de Monsolis. La gente del sitio casi no molesta y a penas hay casas. Se puede perfectamente encontrar un lugar para ubicar la toalla, el agua es azul y muy agradable para bañarse, no es helada.

Sitges, en Cataluña (en invierno) también está cerca de Barcelona y a pesar de que en verano es uno de los sitios con más gente de la región, sobre todo porque es un balneario gay donde hacen carnavales homosexuales, es perfecta para ir en invierno. No hay nadie en la playa y se puede caminar tranquilo por la ciudad que es de estilo medieval con casas de piedra. Las iglesias de San Bartolomé y Santa Tecla son muy famosas y también están construidas en piedra. Lo lindo del lugar es que todo el pueblo conserva el estilo, incluso las tiendas más top no se remodelan. Las calles son de adoquines y empinadas. Es ideal para pasear.