Cuídate del sol según tu tipo de piel

Los seis grupos de piel que existen y los factores de protección solar para cada una.

piel.jpg

(cc) Flickr.com/anroir

Leí en las Tendencias de Emol algo que viene muy bien con el verano y que me gustaría compartir con ustedes, sobre todo porque el sol está terrible por estos días y porque durante el 2010 los niveles máximos de radiación ultravioleta aumentaron considerablemente.

La mayoría de las personas sabe cómo se quema durante las vacaciones: roja, café, en forma leve, no se quema nada, negra, con ampollas, quemaduras graves, despigmentación, etc. Pero no todos le ponen atención a esa manera de broncearse y mucho menos se cuidan, para prevenir de alguna forma las 200 muertes al año que se producen en Chile por cáncer a la piel, es que les quiero transmitir la información que leí.

Fitzpatrick fue un médico de la Universidad de Harvard que en 1975 identificó seis grupos con diferentes tipos de piel y reacción al sol. Son los siguientes:

1: Pelo colorín o muy rubio, de piel blanca y ojos verdes o azules que se queman y quedan rojos y con ampollas, nunca se broncean. Ellos deberían usar bloqueador con filtro solar (FPS) 50+.

2: Pelo castaño o rubio oscuro y de ojos claros que se queman o broncean en forma moderada. Ellos también tienen que usar protector solar con factor de protección solar (FPS) 50+.

3: Son aquellos que muy rara vez se queman y que se broncean muy bien. Ellos pueden usar un filtro con factor solar 30.

4: Son de tez morena clara que se queman lo mínimo y que siempre se broncean a penas comienza el verano. Ellos también tienen que usar factor 30.

5: Piel café olivácea que al exponerse solo se les oscurece un poco más. Ellos pueden sobrevivir al verano con factor de protección 15.

6: Aquellos de raza negra que nunca se queman. También pueden pasar el verano utilizando un factor de protección solar 15.

A pesar de que los grupos 5 y 6 pueden utilizar factor 15, los dermatólogos siempre recomiendan utilizar mínimo 30. Además dicen que para estar realmente protegido deberíamos aplicar el tamaño de una cucharada de té con el protector en cada zona que queramos proteger (cuello, rostro, hombros, espalda…), pero la gente nunca aplica esa cantidad porque es demasiado y la sensación que deja no es la más agradable.