Actualidad

¿Qué se entiende por una buena presentación personal?

Hoy se ha dado a conocer un instructivo del Servicio Nacional de Turismo de Chile, en el cual se entregan una serie de indicaciones supuestamente enfocadas a que sus funcionarios tengan una presentación personal “limpia y ordenada, proyectando en todo momento dinamismo y disposición hacia el cliente”.

Este documento fue aprobado el pasado seis de diciembre por Jacqueline Plass, la directora del organismo y contiene varias joyitas que -de verdad- me cuesta creer que sean ciertas y que alguien en su sano juicio piense que puedan contribuir a que se  trabajae de mejor manera. A continuación les dejo algunos pasajes destacados de este reglamento, que de verdad es casi un viaje al pasado.

Sobre el uso del uniforme:Se debe cumplir estrictamente con el uso del uniforme dispuesto por la institución, el cual deberá estar siempre limpio y planchado”.

Acerca del pelo: El corte de los hombres debe ser convencional en estilo y el largo no debe alcanzar el cuello de la camisa. En hombres y mujeres no se permitirán teñidos de colores poco inusuales (sic) o poco naturales”.

En cuanto al afeitado: “Los hombres deben rasurarse permanentemente”.

En relación a las joyas: “Se permitirá un par de aros no colgantes y sobrios sólo para las mujeres. Se prohíbe el uso de piercing en el rostro o a la vista. Se permite el uso de collares o cadenas no llamativas, al igual que anillos sobrios en un máximo de dos”.

Sobre el maquillaje:  “Sólo para las mujeres. Este deberá ser natural y en tonos piel. Barniz de uña transparente o colores claros”.

Además, en el documento se dispone que “Los hombres y mujeres deben utilizar la camisa dentro del pantalón, no afuera”, y que “El pantalón se debe usar a la cintura, si es necesario con un cinturón, de modo que la ropa interior no sea visible”.

¿De verdad alguien puede pensar que una buena presentación personal pasa por eliminar piercings, cortar el pelo y meter la camidsa dentro del pantalón? De verdad, hay cosas que me cuesta mucho entender. ¿Y qué vendrá ahora?, ¿Inspecciones de zapatos lustrados?, ¿Revisión del largo de las faldas?

Estos instrutivos suenan más a colegio católico de los años ochenta o a regimiento, pero en ningún caso a eso que por ahí han querido llamar “La Nueva Forma de Gobernar”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos