Las 10 técnicas masculinas típicas para conquistarnos

El príncipe azul se entrena.

(cc) Flickr.com/» Zitona «

-El príncipe azul se entrena. No nacen sabiendo cómo derretirnos, estudian las diez habilidades que debiera tener todo hombre para conquistar a una mujer. Estas son:

Que hablen mucho. No significa que tengan “bla bla”, esos no nos gustan, sino que tengan temas de conversación y que sepan hablar. Tampoco que nos mareen, pero que sepan desenvolverse en una conversación, que nos escuchen y puedan opinar.

Estilo. Tienen que tener uno, y bien definido, para conquistarnos. A nosotras nos encanta la facha y más si se trata de hombres que se preocupan de ella y de mantener el estilo que eligieron, uno lindo, por supuesto. Preferimos la pulcritud antes que la vagancia.

Sexo más emocional. Nos encanta que se sepan mover en la cama y muestren habilidades que no conocíamos, pero preferimos mucho más que sean tiernos que carnales a la hora de tener relaciones sexuales.

Que mantengan la casa. No hablo en términos económicos, sino de plería. Nos fascina que se manejen con las herramientas y que arreglen todo lo que esté malo en el hogar. Además así sacan a relucir su orgullo de macho y nos aseguran que no es necesario que contratemos a un maestro porque ellos tienen todo bajo control.

Deportistas. Los queremos sensibles y al mismo tiempo atléticos. Mucho mejor si se trata de un deporte de esfuerzo donde suden y demuestren su hombría. Una disciplina donde se puedan lucir.

Cocineros. No necesitan ser chefs profesionales, ni saber mucho de cocina, basta con que cocinen un poco y nos sorprendan con la cena lista cuando lleguemos a la casa. Sólo tienen que arremangarse la camisa y comenzar a picar. Eso nos vuelve locas, qué mejor que un novio que nos ayude en la cocina.

Bailarines. Tienen que bailar, no importa si lo hacen mal, el mérito está en las ganas que tengan y en que nos acompañen a la pista.

Un mecánico en casa. Qué más sexy que un hombre turca, lleno de grasa y musculoso arreglando el motor o cambiando una rueda. Se aprovechan de sus conocimientos y nos conquistan.

Que toquen un instrumento. No importa cuál, puede ser desde el triángulo hasta una guitarra eléctrica. A nosotras nos gusta que tengan oído y sepan manejarse con la música.

Que hablen otros idiomas. Es tal vez la habilidad más romántica que pueden tener. Para ellos puede ser sólo una herramienta de trabajo o un punto más en su currículum, pero para nosotras es una forma más de decirnos “te amo”. Qué más lindo que te digan que te quiere en diferentes idiomas.