Cirugía estética: Lo que hay que hacer para lograr el trasero perfecto

Es la forma más rápida para aumentar el volumen.

-Lamentablemente, para algunas, esta nota no habla de colas espectaculares a través de ejercicios, para qué mentirles, si al final del día todas tenemos claro que la solución más rápida es la cirugía. Como de eso se trata, les voy a contar qué tienen que tener en cuenta antes de agrandar su glúteos mediante bisturí.

Últimamente, este tipo de intervención es la que más se consulta en las oficinas de cirujanos plásticos, las mujeres morimos por tener un trasero levantado y redondo. ¿Cómo lo logramos? Con cirugía es fácil. Si queremos que sea en forma natural, el tema se complica un poco y los resultados se ven mucho más a largo plazo.

Primero hay que elegir el método: implantes o utilización de la grasa de otras zonas del cuerpo. Hay que fijarse también en la edad. A pesar de que es algo que no tiene por qué tener años determinados, sí hay que considerar que una cirugía como esta nos cambia mucho y quizá es mejor hacerla cuando realmente estemos seguras de que queremos modificar nuestro cuerpo, no para siempre, pero al menos por un lago período. La brecha de edad de las mujeres que más recurren a este tipo de intervención está entre los 35 y los 45 años.

Los implantes de esta generación, no necesitan recambio y se introducen a través de pequeñas incisiones que se hacen en zonas no visibles. Cuando están centrados y acomodados, se cierran las heridas.

Consejos básicos a tener en cuenta:

  • Ten bien claro el volumen deseado.
  • Conoce exactamente cuál es la forma y la proyección deseada.
  • Analiza si es necesario levantar el trasero.
  • Define el tipo de prótesis que vas a elegir: pueden ser lisas o texturizadas.
  • Fíjate si se necesitas complementar con otros tratamientos.
  • Ten en cuenta si existen cirugías o cicatrices previas en la zona.
  • Conoce el plano o profundidad de colocación de la prótesis con respecto al músculo glúteo.
  • Elige un cirujano plástico certificado que te brinde confianza.
  • No te quedes con ninguna duda antes del procedimiento.
  • Realiza los exámenes prequirúrgicos habituales.