Ultracavitación: La lipo sin cirugía

Un tratamiento de belleza no invasivo.

(cc) Flickr.com/nela.conde

-¿A quién no le gustaría bajar esos rollitos demás sin mucho esfuerzo ni tratamientos invasivos? Al parecer la solución a los problemas de esas personas está resuelto, se trata de la ultracavitación, un procedimiento que elimina la grasa y la celulitis a través de ultra sonido de alta potencia.

Últimamente la comenzaron a llamar la “alternativa a la liposucción” y la verdad que lo es. Se trata de un procedimiento indoloro que llega a ser incluso relajante porque el calor interno que aplica ayuda a reducir el dolor interno provocado por la celulitis. Los efectos mecánicos y químicos del ultrasonido, permiten que la grasa se licue y se pueda así eliminar a través de la orina y el sistema linfático con facilidad. Sin ningún tipo de molestias para la persona.

El tratamiento no es nuevo, es algo que se comenzó a realizar hace un par de años, pero que el último tiempo se puso de moda al punto de que podría reemplazar al bisturí, sobre todo por lo rápido y la cantidad de zonas a las que se puede aplicar: abdomen, muslos, brazos, rodillas y esas zonas complicadas del cuerpo que se especializan en acumular grasa.

Cada sesión dura entre 30 y 60 minutos, se pueden hacer entre dos y tres veces por semana y desde el primer día se pueden reducir entre dos y cinco centímetros de grasa. El número total dependerá de cada persona, pero está entre las ocho y doce sesiones. La radiofrecuencia nos ayuda a reducir la celulitis y la flaccidez gracias al calentamiento profundo, desde adentro hacia afuera, de la piel. Eso nos ayudará a eliminar líquidos y toxinas presentes en la celulitis; aumentar la circulación sanguínea de la zona y se formará nuevo colágeno, en la piel y en el tejido subcutáneo.

Antes de cada cita, hay que beber un litro de agua y al finalizar la sesión, otro litro más para que la grasa se licue. Si además quieren perder peso, se recomienda acompañar este tratamiento con una dieta. No se pueden someter a este tipo de reducción de grasas las embarazadas, quienes tengan un marcapasos, las personas que sufran epilepsia o aquellos que tengan alguna infección. En Chile cada sesión vale $20.000 aproximadamente.