Están bien los 33

El principio del fin.

(cc) Flickr.com/яғ ★ design

-Como todo Chile (y el mundo) sabe, los 33 mineros ya están fuera de la mina San José que se derrumbó el cinco de agosto de 2010. Salían del Fénix 2 casi como estrellas de cine y no es para menos, con tanto tiempo a más de 700 metros bajo tierra cualquiera recibe “saltando” la luz del día. Pero esta historia, que al parecer recién comienza por la fama que han alcanzo los mineros, para nosotros se está cerrando.

Hoy a las 9.30 horas el ministro de salud Jaime Mañalich, entregará el último parte médico. En este momento los 33 están en el Hospital Regional de Copiapó, pero ya están dando el alta a algunos para que se pueda reencontrar con toda la familia. El presidente Sebastián Piñera los visitará también esta mañana antes que dejen el hospital para decirles adiós, irá junto a la primera dama, Cecilia Morel, y al contingente de rescatistas que trabajó sacando a los trabajadores de la mina.

A pesar de que el último, Luis Urzúa, salió a las 21.55 horas del miércoles 13 de octubre, la historia no cerró hasta que el último de los seis rescatistas que estaban abajo saliera. El último en abandonar la mina fue Manuel González, quien también fue el primero en entrar. Las palabras que Urzúa dio a Emol.com reflejan lo que todo el país piensa: “Estoy orgulloso de lo que ha hecho. Gracias a todo Chile, a los rescatistas y a todas las personas que han cooperado. Me siento orgulloso de ser chileno y de vivir en este país”.

Así podemos decir que concluye esta historia. Al menos esa que se vivió bajo tierra, porque la que tengan en la superficie está por comenzar: entrevistas, invitaciones a programas de TV, indemnizaciones, agradecimientos, abrazos, reencuentros… Y las personalidades de los 33 serán nombradas una y otra vez en cuanto programa en horario prime al que los inviten: Mario, el conductor; Yonni, el minero infiel; Florencio Ávalos, el primer rescatado; la hija de Franklin Lobos, “piérdete una”; las esposas de los trabajadores; Edison Peña, el fanático de Elvis, etc. Al menos ya quedó atrás la angustiosa espera de los 33.