¿Sabes fingir un orgasmo? Hay varios sitios Web que explican cómo

Nunca mires el orgasmo como una obligación, sino como una consecuencia.

(cc) Flickr.com/O Click

Simuladoras. Así se les puede calificar a las mujeres que actúan en la cama. Igual, por muy buenas actrices que sean, si la pareja las conoce bien, notará cuándo es falsa la sensación que les están provocando. Hay otros en cambio, que dentro de su egoísmo piensan que lo están haciendo excelente y que por eso la susodicha está mordiendo las sábanas. Pero hay mucho de ficción dentro de las relaciones sexuales, por lo menos eso es lo que se saca en limpio después de leer lo que un sitio Web les enseña a las mujeres.

Una sexualidad libre y basada en el placer, no debería caer en este tipo de mentiras, pero la presión social (de películas, textos, series de TV y orgasmos múltiples y simultáneos entre los amantes) se impone y mucho: el 54% de las mujeres ha fingido alguna vez, según un estudio publicado por Grupo de Diarios de América sonde se encuestó a 13.349 féminas. Y está tan presente, que no existe sólo una, sino varias, páginas en Internet con consejos para simular placer.

Algunas de las técnicas más usadas

Pero primero ¿por qué lo hacen? Fingen porque no tienen seguridad, porque quieren mantener a su pareja como sea, porque ven el sexo como una obligación, porque tienen tabúes y porque no saben obtener placer. A veces ni siquiera saben qué les gusta, porque les da miedo conocerse o porque la comodidad de “el otro me hace todo” no las deja descubrirse.

  • No hay que imitar a las actrices porno, eso sí que se nota. Sólo tienes que subir el tono cuando él lo haga.
  • Sé tú misma, usa ruidos conocidos para él, sin exagerar.
  • Cada cierto tiempo cierra los ojos y apriétalos por unos segundos.
  • Aprieta las manos y tensa los dedos de los pies, así él creerá que llegaste al clímax.
  • Muerde la almohada o las sábanas.
  • Muerde los labios de él.
  • Clava tus uñas en su espalda.
  • Muérdele el cuello.
  • Finge que eres la mujer más feliz del mundo.
  • Al terminar, intenta dormirte para que parezcas exhausta.

Pero lo mejor es no fingir, ser tú misma mientras tienes relaciones. Para lograrlo, no veas el orgasmo como una meta, mucho menos como un tema a cumplir. Piensa sólo en disfrutar, independientemente de si llegas al clímax o no. Sácate los mitos, juega y piensa en el orgasmo como una consecuencia de lo bien que lo están pasando, nunca como en una obligación.