Murió Tony Curtis, el actor que dijo que besar a Marilyn Monroe fue como darle un beso a Hitler

Mantuvo una relación de amor y odio con la famosa actriz.

-Este actor estadounidense, cuyo nombre verdadero es Bernard Schwartz, falleció hoy a los 85 años en su casa en Las Vegas. Considerado uno de los príncipes de Hollywood, se hizo más famoso de lo que era gracias a la cinta “Some like it hot” (“Una Eva y dos Adanes” o “Con faldas y a lo loco”) de 1959 que protagonizó junto a Jack Lemmon y Marilyn Monroe.

No sólo detestó besar a su co protagonista, también dijo que trabajar con ella era terrible y que tenía el cuerpo de una diosa, pero el cerebro de un niño de cuatro años. Esos dichos lo hicieron aún más conocido y hasta hoy se recuerdan. Ella, por supuesto que también lo odiaba, pero para el resto Curtis era todo un galán, de hecho uno temido por lo seductor que resultaba. Estuvo casado seis veces y tuvo cinco hijos de esas relaciones, las dos primeras, que nacieron de su primer matrimonio, con la también actriz Janet Leigh, son Jamie Lee Curtis y Kelly Curtis, ambas actrices.

Actuó en más de 100 películas, en ellas trabajó con grandes estrellas del séptimo arte como Rock Hudson, Walter Matthau, Burt Lancaster, Billy Wilder y Stanley Kubrick, entre muchos otros. Su primer gran éxito vino con “Houdini” en 1953, después de varios años en Hollywood. La Universal lo había contratado en 1948 por su facha de galán para actuar en “Criss Cross”. Tiempo después, protagonizó “Fugitivos” de Stanley Kubrick, cinta que le dio su única nominación a los Premios Oscar como Mejor Actor. Pero sería el año siguiente el que lo convertiría en símbolo internacional, porque filmaría la cinta que el público más recuerda: “Some like it hot”.

En 2008 publicó “Un príncipe americano: memorias”, donde relata su vida de judío, sus éxitos cinematográficos, sus mujeres y su extensa obra pictórica. En este libro vuelve a mencionar a Marilyn Monroe, pero ya no como aquella actriz con la que detestó trabajar por su irresponsabilidad en los horarios (llegaba hasta cuatro horas tardes a filmar) y sus olvidos en el parlamento, sino para decir que tuvieron un romance durante el rodaje de la películas que los dejó como enemigos públicos. En esas polémicas memorias confesó que dejó embarazada a la actriz, pero que ella perdió al bebé.

A pesar de su eterno rol de galán, siempre quiso hacer diferentes papeles para que no lo encasillaran. Le resultó en cierta medida, pero finalmente la mayoría sólo lo recuerda por la cinta que protagonizó con Marilyn.