Katy Perry se vengó de Plaza Sésamo con un escote más grande

Porque la venganza es dulce.

Les contamos la semana pasada que vetaron la canción “Hot N Cold” que esta artista estadounidense interpretó con Elmo porque los padres del público objetivo del programa, todos preescolares, encontraron demasiado escandaloso el vestido verde que la cantante pop usaba ese día. Después de las cartas y llamadas de indignación, los realizadores del show decidieron que lo mejor era no emitir esa edición del programa. Pero Katy Perry, más “viva” se vengó en Saturday Night Live con una camiseta con la cara de monstruo rojo y un escote, este sí, muy prominente.

En el programa, Perry llegó vestida con una ajustada camiseta de Elmo, que no dejaba mucho a la imaginación, lentes y una falda a cuadros para interpretar a una bibliotecaria de 16 años que tenía una conversación con dos madres consternadas con lo que veían. Las señoras, interpretadas por las actrices del programa Amy Poehler y Maya Rudolph, vestidas en forma muy conservadora, hacían juegos de palabras sobre las exageradas formas de Katy Perry, mientras ésta no dejaba de mover su busto con la cara de Elmo.