Prohíben a la “monja embarazada” en Inglaterra

De la serie de anuncios, sólo bajaron a la monja.

-Es el spot publicitario de los helados italianos Antonio Federici, que causó polémica en Gran Bretaña, más ahora con la primera visita estado del Papa Benedicto VXI a ese país. Londres decidió retirar la propaganda por respeto a la Iglesia Católica y porque el viernes, cuando llegó el pontífice a Londres, la abadía de Westminster estaba empapelada con el provocador cartel.

Los católicos catalogaron el aviso como “completa degradación” y dijeron que estaban preocupados por la pérdida de moral de los ingleses. En la publicidad se escuchaba el rezo de “Inmaculadamente concebidos”, mientras una monja en notable estado de embarazo se comía un helado Antonio Federici, demostrando la tentación que provocan estos tradicionales helados italianos (fundados en 1896), según los creadores.

Los detractores, no lo veían así: el obispo católico John Jukes calificó el anuncio, que comenzó a circular en agosto, como un “ataque a las opiniones de las personas comprometidas con la religión”. Los realizadores dijeron que la retirada generará pérdidas muy importantes. Los otros anuncios no fueron bajados: dos curas a punto de besarse, un cura y una monja en claro coqueteo y una monja con un hombre con el torso desnudo y una cruz. En todos tenían el pote de helado en la mano.

Claramente lo sacaron por la llegada del Papa, hace un mes no dijeron nada y hoy se enfrentan en una guerra y en un país donde justamente la pelea eterna entre católicos y anglicanos, se da porque los segundos no creen en la virginidad de María.