El arte de los besos: anécdotas masculina para besar mejor

¿Cómo dar un buen beso? Los hombres nos explican.

(cc) Flickr.com/Russ Robinson Photography

-Matt Christensen, asesor de Match.com, nos envía estas divertidas historias de besadores y besados para que las mujeres sepan qué les gusta más a los hombres y cómo se puede lograr un buen beso.

Besar es como manejar o cocinar, se necesita práctica para lograr el óptimo, uno que no siempre llega, por supuesto. Depende mucho del besado, de la disposición que tengamos en ese momento y de cuánto nos guste el otro. Matt Christensen dice que, a pesar de que tenemos una larga trayectoria de besos, desde que jugábamos a la “botella” en fiestas adolescentes, no significa que tengamos un conocimiento acabado, siempre se puede aprender algo más y por eso nos envía estas historias.

Inclínate hacia la derecha

Inclínate hacia la derecha. Yo creía que todas lo sabían, pero ya he estado con al menos tres chicas que se inclinaron hacia la izquierda mientras nos acercábamos para besarnos. Supongo que fue adorablemente incómodo, pero hubiera preferido evitar el visible moretón que apareció en mi frente. Tuve que explicar que no era un chupetín, sino una herida de batalla causada por un beso mal dirigido. A todas las mujeres que lean esto, recuerden: a la derecha. (Sam, camarógrafo).

Toma el control

No tengas miedo de tomar la iniciativa. Yo estaba en un bar en la víspera de Año Nuevo. Cuando dieron las 12 en punto, algunas de mis amigas y yo nos dimos besos rápidos. Entonces intercambie miradas con una linda amiga de mi amiga, que yo en realidad nunca había conocido antes. El ambiente se hizo cargo y empezamos a besarnos. Lo siguiente que supe, fue que mi espalda estaba contra la barra y estábamos besándonos profundamente. Su estilo no fue demasiado agresivo, sólo firme, confiado y sexy. Ella se hizo cargo de la situación, y yo fui incapaz de resistir. (Steve, escritor).

Cierra los ojos

Tuve una novia que, por alguna razón, siempre mantenía los ojos abiertos cuando nos besábamos. Yo siempre tenía el extraño sentimiento de que estaba siendo vigilado mientras nos besábamos, sólo abría los ojos brevemente y la veía mirándome. Esto no sólo era extremadamente desconcertante, sino que también me hacía sentir demasiado consciente de mi mismo. ¿Acaso ella estaba siguiendo mis movimientos? ¿Habré hecho alguna especie de mueca y no me di cuenta? Quedaba completamente desconcertado por el resto de la noche. (Jon, editor).

Utiliza tus manos

Pásalas por entre mi pelo, o si realmente quieres lograr que me emocione, acaricia mi cuello. Sí, es un poco afeminado de mi parte, pero me hace sentir como si ella lo estuviera disfrutando tanto que no puede controlarse a sí misma. El simple hecho de tener contacto labio con labio es la posición del misionero de los besos. (Timothy, escritor).

Haz una pequeña pausa antes de meter los labios

Una pausa oportuna puede mejorar un beso apasionado. Me encanta cuando una chica se inclina pero no toca mis labios de inmediato. Ella llega hasta el punto en que estamos a punto de cerrar los ojos y, a continuación, sonríe, ríe un poco, o hace algo que me hace saber que quiere saborear el momento. Y yo también. (Chris, planificador financiero certificado).

Tira el chicle

¿Es realmente demasiado pedir que no mastiques goma de mascar cuando nos besamos? En las películas es gracioso cuando una chica besa al chico y él mágicamente acaba con la goma de mascar en la boca, pero en la vida real esto es diferente. Estoy a favor de un poco de acción lengua con lengua, pero, por favor, olvidémonos de los chicles antes de llegar a ese punto. (Chandler, promotor de clubes).

No “pintes los labios”

Tuve una semi-cita a ciegas, y la conversación fue muy natural. Ambos nos reímos mucho, y creo que sabíamos que la cita iba a terminar con un primer beso. Por desgracia, la mejor técnica de ella, podría describirse como “pintar los labios”. Literalmente, ella me pintaba los labios con su lengua, en un movimiento circular. Retrocedí lo más cortésmente que pude, y regresé a unos besos de piquito, escape en un taxi y nunca la volví a llamar. (Juan, anfitrión de radio).