“Don’t ask, don’t tell”, ley que prohíbe a los soldados homosexuales decir que lo son

Una norma absurda que hoy fue declarada inconstitucional.

-(“No preguntes, no digas”) es una norma de Estados Unidos y que permite a los homosexuales formar parte de las filas del Ejército norteamericano siempre y cuando no digan que son gays. Hoy la juez federal Virginia Phillips, declaró esta ley inconstitucional. Tiene toda la razón, ¿cómo no se va a poder decir abiertamente cuál es la orientación sexual de cada uno? Y encima que te veten por eso es casi medieval.

Virginia Phillips, dijo que esta imposición tiene un efecto negativo y que no tiene ninguna relación con estar preparado o no para servir al ejército. La sentencia apareció luego de que 19.000 miembros de Log Cabin Republicans, compuesto por militares y ex militares estadounidenses, demandaran a quienes la aplican. Es, hasta ahora, la mayor acción legal contra esta práctica desde que la aprobaran en 1993, después de que el ex presidente Bill Clinton hablara con las Fuerzas Armadas.

Según Log Cabin Republicans, más de 13.500 militares han sido expulsados de las filas del Ejército desde que la ley fue aprobada. Claro, porque los norteamericanos, asiduos a las guerras, no pueden tener soldados homosexuales y como la creencia popular tiene a los gays en una posición de debilidad, no los creen “machos”, como los actores que sudan en peleas hollywoodenses. El Ejército es tal vez uno de los temas más tocados por el cine norteamericano, en esas películas nunca han mostrado soldados homosexuales y si sus filmes, reflejo fiel de la sociedad norteamericana, no los tiene, entonces la vida real menos debería aceptarlos en sus filas. Pensarán en el norte.

Pero no es el único país que los expulsa. Hace unas semanas les contamos del caso de Alberto Linero y Alberto Sánchez, dos soldados que protagonizaron en 2006 el primer matrimonio homosexual de las Fuerzas Armadas Españolas. Al cabo de un tiempo, Linero fue expulsado del ejército, según él, por su tendencia sexual. A pesar de que los altos mandos militares de España lo negaron, los exámenes extraordinarios que le practicaron salieron mal, raro para Linero, porque siempre habían resultado bien, incluso los que le hicieron de rutina unos meses antes.

Una de las promesas de campaña del presidente de Estados Unidos Barack Obama, era derogar esta ley discriminatoria. Desde que era candidato, entonces, comenzó una pelea con la cúpula militar, quienes han incluido, incluso, a los militares y sus familias para determinar cuál es la mejor forma para bajar esta ley. Además de realizar un estudio para determinar qué cambios puede acarrear esta derogación en los militares.

En mayo Obama apoyó un acuerdo que alcanzaron destacados legisladores para terminar definitivamente con esta norma en diciembre de este año, pero quienes están a favor de abolirla, dicen que igual la administración no ha hecho avances suficientes.