Telecinco a punto de ser “non grata” en Canarias

Por la polémica serie sobre el accidente de avión que ocurrió en 2008 en Madrid.

Les contamos hace unos días de la nueva serie que la cadena Telecinco estrenó el miércoles a las 22.00 horas, de España. “Vuelo IL8714”, el nombre ficticio del vuelo JK5022 que cayó en Madrid en 2008, dejando 154 muertos, fue emitida a pesar de las muchas críticas que le hicieron los familiares de los afectados por el accidente y el gobierno de Gran canaria (destino de ese avión). El precio que pagó el canal por trasmitir igual, fue la baja audiencia.

Sólo un 11% de los televidentes sintonizaron esta miniserie, es decir, 1.755.000 espectadores. Pero no sólo la audiencia los “castigó”, el alcalde de Gran Canarias, Aureliano Francisco Santiago Castellano, apoyó a los afectados y dijo al diario El Mundo que “aquí difícilmente cabe la palabra respeto cuando se parte de una insensibilidad manifiesta hacia los familiares de las víctimas y sus llamadas a aplazar esta emisión”.

Los acusan de no respetar un proceso judicial que aún no se cierra. Los realizadores de la historia y su director, Norberto López Amado, se defienden diciendo que la serie no se trata del accidente en sí, no se ve a un avión destrozado, sino de la investigación posterior y que quisieron hacerlo tipo “CSI”, la serie norteamericana que trata sobre forenses que deben resolver casos como este y que tiene versiones en Las Vegas, Nueva York y Los Angeles.

El alcalde está enojado porque en el accidente murieron 70 canarios y porque se trata de la principal tragedia aérea de España de las últimas décadas. Dice que es algo que no se debiera remover. Y claro que no deberían hacer series cuando un proceso no está cerrado todavía y no se han determinado a los culpables. Igual los realizadores dicen que no se trata de encontrar responsables del accidente, sólo analizar los hechos. Aunque se trate sólo de un “análisis”, la gente que lo vivió de alguna u otra forma, se afecta igual porque ve las imágenes, el aeropuerto de Barajas en Madrid (donde ocurrió todo), los asientos, los pasajeros, etc.

El alcalde de la isla añadió que “no cabe la palabra respeto de quien no ha esperado a que se cerrara y esclareciera un proceso judicial que está en curso; no cabe la palabra respeto cuando no ha escatimado imágenes y ficciones que han generado con seguridad un impacto negativo en los procesos de recuperación psicológica de miles de personas entre familiares y amigos de los fallecidos y supervivientes”.

En Telecinco apelan a la libertad de expresión y a la prohibición de la censura previa. Con ambos argumentos les resultó, porque igual la emitieron. Otra cosa que molestó mucho al alcalde es que, una vez más, confunden Gran Canaria con Palma porque en la serie se refieren al destino como Palma. “Demuestra una ignorancia y desconsideración que ralla en lo esperpéntico cuando se trata de un medio que se llama de información y comunicación”, dijo el alcalde. Y tiene razón en realidad.