Fidel Castro pidió “perdón” por la homofobia durante la revolución

Tan directas no fueron sus disculpas.

(cc) Flickr.com/Adi ALGhanem

-El diario La Jornada, de México, es el primer medio extranjero al que Fidel Castro le da una entrevista desde su reaparición, en ella pidió disculpas por los abusos cometidos contra los homosexuales en la revolución y por los trabajos forzosos a los que fueron sometidos. “Fue una gran injusticia”, dijo Fidel.

Hace 50 años centenares de gays fueron perseguidos en Cuba, acusándolos de contrarrevolucionarios. Los enviaron a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (campos de trabajo forzado) y a otros los exiliaron de la isla. “Sí, fueron momentos de una gran injusticia, la haya hecho quien sea. Si la hicimos nosotros, nosotros… Estoy tratando de delimitar mi responsabilidad en todo eso porque, desde luego, personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios”, dijo en la entrevista a los mexicanos.

Dice no tener “ese tipo de prejuicios” y sin embargo más adelante se contradice: “si alguien es responsable, soy yo”. Pero vuelve a justificarse diciendo que en ese tiempo estaban preocupados de otros asuntos y que tenían tantos problemas de vida o muerte, que no les pusieron atención. Ahora se justifica apelando a la falta de tiempo, las guerras, las armas y los atentados que tenían que sortear durante los primeros años de la revolución (asuntos ciertos en todo caso), pero si va a pedir perdón, que lo haga de frente y asuma que él también alguna vez fue sí tuvo “ese tipo de prejuicios”:

En un discurso que dio en 1963 dijo que “nuestra sociedad no puede darles cabida a esas degeneraciones”. Y agregó: “yo no soy científico, pero sí observé siempre una cosa: que el campo no daba ese subproducto. Estoy seguro de que independientemente de cualquier teoría, hay mucho de ambiente y de reblandecimiento en ese problema. Pero todos son parientes: el lumpencito, el vago, el elvispresliano, el pitusa”.

Hoy la situación en diferente en Cuba, ya no se persiguen a las parejas del mismo sexo y desde 2008 están autorizadas las operaciones de cambio de sexo gracias a que Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro, sea la directora del Centro Nacional de Educación Sexual. Pero la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays admite que aún existe una discriminación social.

Aunque en ningún momento pide perdón directamente, es decir, asumiendo que él también tuvo algún grado de responsabilidad en la discriminación, al menos reconoce que existió y que están arrepentidos.