“Papa Benedicto, Ordene Mujeres Ya”

Las mujeres que deciden ser sacerdotes son excomulgadas por la Iglesia Católica.

(c) El País

“Papa Benedicto, Ordene Mujeres Ya” es el llamado que versa desde hoy en los típicos buses rojos de Londres. Todo debido a una campaña organizada por el grupo “Ordenación de Mujeres Católicas” (CWO) que pagaron por estas publicidad más de 18 mil euros con el fin de protestar contra el veto a discutir sobre este tema en las iglesias.

Pat Brown, portavoz de CWO, aseguró que “hay sacerdotes católicos que respaldan esta iniciativa, que estará representada en los autobuses londinenses durante cuatro semanas, pero que no se atreven a hacer público su apoyo por temor a una represalia disciplinaria”. Todo este asunto se enmarca en la próxima visita (dentro de dos semanas) del sumo pontífice de la iglesia católica a la capital de Inglaterra.

“Se nos prohíbe discutir este asunto en público. Por ejemplo, no podemos celebrar debates en dependencias de las parroquias. Es por eso que nos vemos forzados a tomar medidas extremas como ésta”, manifestó Brown sobre la decisión de publicitar los carteles.

La contraparte no se queda atrás y declaró hace algunos meses que la ordenación sacerdotal de una mujer es una aberración.

Andrew Faley, vicesecretario general de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, dijo que “el intento de ordenar a una mujer como diácono, sacerdote u obispo va en contra del entendimiento esencial del ministerio en el seno de la Iglesia Católica y de las Iglesias del Este”.

Según la vieja leyenda de la “Papisa Juana” la prohibición de las mujeres a convertirse en sacerdotes proviene del siglo IX cuando una mujer llegó al máximo eslabón de la iglesia católica luego que se disfrazara de hombre, sin embargo, se embarazó y dio a luz en medio de una procesión frente a cientos de fieles ahí fue descubierto su sexo. ¿Sórdido no?