Más groupies: cuando el fanatismo te lleva a juicio

Leonardo Di Caprio lleva a juicio a una mujer que dice se su esposa.

Hace un tiempo les conté de esas mujeres que morían por los rockeros de los 60′ y 70′, las que se iban a vivir a sus casas y hacían el papel de geishas con tal de estar cerca. Otras, más arriesgadas, o tal vez más negligentes, cambian la sangres de sus ídolos para que no los culpen de conducir en estado de ebriedad (como la enfermera que suplantó los exámenes de Leo Rey) y algunas rayan en la locura y llegan a decir que Leonardo Di Caprio es su marido, pero sin que él lo sepa.

Suena chistoso, pero es cierto y para Leo Di Caprio no ha sido cómico. Llegó a la Corte Superior del Condado de Los Angeles para conseguir una orden de alejamiento de 90 metros para Livia Bistriceanu, la mujer que asegura ser su esposa y encima estar esperando un hijo del actor. Él niega todo y dice que ni siquiera la conoce.

El protagonista de “Inception”, preocupado por su seguridad y la de quienes lo rodean, prefirió recurrir a la justicia antes de que tuviera que lamentar un accidente. Dijo que tenía miedo porque ella estaba decidida a establecer contacto físico con él, sin importar las consecuencias.

Livia Bistriceanu dice que el hijo que espera lo llamarán Jesús y le ha mandado varias cartas a Di Caprio diciendo que no pueden seguir la relación si él no la toma en cuenta. Dice que necesita un padre para Jesús, no un hombre ausente. En otra de las cartas presentadas por el abogado del actor, dice que Di Caprio le dijo que la amaba, que no quería a ninguna otra mujer y que pronto hablaría y de eso han pasado dos años y no ha tenido contacto con él. Di Caprio insiste en que todo es falso.

Como patológico lo de ella.