Los diamantes de sangre de Naomi Campbell

Los detalles del juicio más mediático del último tiempo.

Hace días que estamos escuchando sobre los diamantes de sangre que la súper modelo Naomi Campbell recibió del ex presidente de Liberia, Charles Taylor, con quien coqueteaba -según declaro su propia agente- durante una cena en la residencia del Nelson Mandela en septiembre de 1997.

El asunto es que Charles Taylor está siendo juzgado desde el 2008 por el tribunal de La Haya debido a crímenes de guerra y contra la humanidad por su implicación en el conflicto civil que asoló Sierra Leona entre 1991 y 2002 y que causó 50 mil muertos. Y que los diamantes eran traficados por el mandatario con los que habría recaudado muchísimo dinero con el que pretendía desestabilizar a Sierra Leona con el suministro de armas al Frente Unido Revolucionario de ese país.

Es un asunto bastante delicado y la súper modelo norteamericana, podría ser la única que confirmaría que Taylor manejaba importantes diamantes, algunos de los cuales le habría enviado a su habitación aquella noche de 1997. Sin embargo, Campbell dijo la semana pasada que efectivamente había recibido tres pequeñas “piedras sucias” sin remitente.

Todo parecía perdido contra Taylor hasta que apareció en el estrado Mia Farrow, protagonista de La Profecía (2006) y El bebé de Rosemary (1968) quien dijo que unos hombres “enviados por Charles Taylor” le habían entregado “un enorme diamante” a la modelo, quién a la mañana siguiente habría jactado del regalo frente a los asistentes.

Y para más remate la ex agente de Campbell, Carole White, también se hizo presente en el juicio con una declaración muy comprometedora: “No sólo recibió cinco o seis diamantes –que ella misma vio– sino que, además, sabía perfectamente que venían de la mano de Charles Taylor con el que había «flirteado ligeramente» durante la cena”. Y para finalizar dice “me los mostró y estaba decepcionada porque no brillaban”.

Según Campbell tuvo en su poder sólo 6 horas las polémicas piedras ya que luego las donó por medio de Jeremy Ractliffe a la fundación Mandela que ayuda a niños pobres de su país.

Este caso está dando mucho que hablar y probablemente tendremos más información sobre lo que ocurrió aquella noche. ¿Pero nos preguntamos si es la modelo culpable por recibir un regalo?