¿Estamos frente a la primera ministra del Sernam anti-feminista?

“Este Sernam no es un reducto de feministas y está a favor de la familia”, dijo Carolina Schmidt (Ministra Servicio Nacional de la Mujer)

(cc) Dave Traynor

Así lo hace pensar Carolina Schmidt, quien anoche en Tolerancia Cero, dijo que el Servicio de La Mujer que actualmente preside no es el mismo que conocemos desde su creación, el año 90. A diferencia de su anterior versión concertacionista, “este Sernam no es un reducto de feministas y está a favor de la familia”.

Ser pro-mujer no es ser anti-familia. Al contrario: el Sernam siempre ha llevado a cabo ambas políticas a la par a través de leyes como la igual de los hijos ante la ley, la ley de violencia intra-familiar, el apoyo a las mujeres jefes de hogar, la atención de las salas cunas, el fuero maternal, etc.

Schmidt pecó de despectiva hacia un movimiento histórico, sin el cual, probablemente ni Belelu y otras revistas online o de papel tendrían derecho a existir. Nada sorprendente, pero no por ello aceptable.

¿Pero conoce realmente la ministra la historia del feminismo en Chile? Me refiero al Memch (Movimiento Pro-emancipación de la mujer) de Elena Caffarena que luchó en los años 30 y 40 por el derecho al sufragio universal. A nombres y biografías de figuras históricas como Olga Poblete. A la revista La Mujer Nueva de Marta Vergara, del año 35, primera tribuna escrita de reivindicaciones cruciales en la igualdad de derechos, tales como el divorcio, analfabetismo femenino, y anticoncepción.

¿Recuerda Schmidt los actos del teatro Caupolicán en pleno años 80s, cuando la dictadura reducía la realidad de la mujer a las tejedoras de Cema Chile? Para qué nombrar ONGs cruciales de la época, tales como la Morada, CEM o ISIS, que sirvieron de plataforma de documentación y proyectos para armar el Sernam. ¿Sabe la ministra que, una de las grandes intelectuales feministas chilenas (y latinoamericanas) estudiadas en todas las academias se llama Margarita Pisano y no Isabel Allende? ¿Ha leído a Julieta Kirkwood o a Diamela Eltit?

Ya recobrada la democracia, ¿por qué no recuerda Schmidt a Soledad Larraín, Soledad Alvear, Josefina Bilbao (que constituyó la comisión de la familia), Paulina Veloso y un grupo destacado de mujeres que lucharon para crear el Sernam? ¿Alguna vez levantó la voz junto a la diputada María Antonieta Saa, para que las adolescentes embarazadas no fueran expulsadas del colegio?

Todas estas preguntas faltó hacerle en Tolerancia Cero y sería interesante escucharla debatir frente a algunas de esas feminista “anti-familia” que ella ataca.