Receta de día domingo: ostiones con cilantro

(cc) Flickr.com/rhurtubia

Domingo, día de cocina y de calma. Todo el almuerzo fríamente planeado. Gente fuera de casa. Ida al super para comprar lo necesario.

Cuando la salsa putanesca -que ya se está convirtiendo en un clásico empieza a dejar su aroma impregnado en todo, mi esposo decide invitarnos a almorzar fuera. No a la terraza del jardín, a un restaurante. Con sentimientos encontrados me sumo. La verdad, me hace ilusión avanzar en mi desafío, sobre todo los fines de semana, pero también me gustó la idea de no lavar platos y ordenar el caos post almuerzo.

Suaves, aromáticas y como siempre, para un plato y ya.

Partimos al Apple Bee de Vitacura. Lleno a tope, pero después de 15 minutos de espera conseguimos mesa y después de otros 2o minutos de espera logramos que llegaran los jugos y bebidas. Por suerte había pisco sour.
Me hacía ilusión salir y tener puntos de comparación, pero tal vez no fue el mejor lugar, mi pollo apanado estaba tan tan tan picante que transpiré todo el almuerzo.

Bolitas apanadas sobre una cama de arroz y verduras todo nadando en una salsa entre agridulce y de soya, ufff un parto. La pizza del más pequeño de masa extradelgada, deliciosa, pero que rebosaba en salsa de tomate de tarro con triple orégano, yo no fui capaz de tragar un trozo, el menos.

Los únicos beneficiados fueron todos los demás, que se la jugaron por hamburguesas con papas fritas. Ricas todas, pero imagino que por las 6 lucas que cobraban por cada una era difícil no hacer algo bueno.
La experiencia, un desastre, además, ya nadie tuvo hambre por el resto del día. En la noche, antes de acostarnos, mientras todos tomaban algo de leche, yo me la jugué por estos suaves ostiones con cilantro que resultaron, como siempre en el capítulo de recetas orientales, todo un acierto.

En media taza de caldo de pollo se calientan los 250 grs de ostiones por un minuto. En el caldo se disuleve 1 cucharadita de maicena y se agrega 1 cebollín en julianas finas, 2 cucharaditas de jenjibre en julianas, 2 cucharaditas de cilantro picado 1/ de cucharadita de ají fresco, un ajo molido y 1/ de cucharadita de azúcar. Hervir por tres minutos y poner arriba de los ostiones antes de comer.

Se hace rapidísimo, el sabor es delicioso, y desaparece del plato en igual tiempo. La única lástima es que los ostiones sigan siendo tan caros.