Manuela Viera Gallo:”Volverse Caníbal es un acto de liberación”

La artista nos cuenta más sobre el argumento de la obra que invita a romper platos a la sociedad chilena.

Manuela Viera Gallo lleva cinco años viviendo en Nueva York, pero fue en República Checa donde encontró la inspiración para crear la serie “Domestic Violence”, donde la artista aborda el tema del maltrato a la mujer.

Conversamos con ella sobre su nueva exposición “Volverse Caníbal” donde nos invita a romper prejuicios y con la violencia contra la mujer. La expo se muestra en Boulevard Parque Arauco, desde el 3 de agosto al 3 de octubre. La entradas es gratis.

Pero además la artista inaugurará “NO SIGNAL- SIN SEÑAL” este sábado 7 de agosto las 12:00 en la Galería Isabel Aninat ubicada en Espoz 3100, Vitacura. Está inspirada en el fuerte corte que se ha producido en Chile: su territorio y sociedad. Explora la relación perturbadora entre la catástrofe territorial y la crisis social, con el relevo que tuvo el poder político largamente establecido.

La sala estará con una proyección de escombros caídos en una sala completamente iluminada de rojo, en el suelo se instalara la escultura de un teléfono tradicional aprox. 13 veces a su escala real. El teléfono mediría en su parte más larga 120 – 150 cm. aprox. Su materialidad será madera ensamblada de piezas cortadas por computador.

La nueva apuesta de Manuela Viera Gallo estará disponible hasta el 31 de agosto y es gratis.

(c) terra.cl

¿De qué se trata este llamado a las reacciones animales y barbáricas?

“Volverse Caníbal”, es una instalación, creada en la fundación futura donde hice una residencia de tres meses en el año 2009, para culminar la residencia elabore esta obra donde el público interactúa. La obra reflexiona en el sometimiento de muchas generaciones de un sistema domesticador y represivo donde conductas civilizadoras han reprimido el carácter y los reflejos naturales propios de una atrofiada parte animal. Esta experiencia caníbal, invita al espectador a practicar este ritual de liberación, donde se ‘rompe’ con una norma cultural tradicional de comportamiento social. Caníbal habla del ser libre, sin reglas y de las trancas sociales. Es una invitación a sentirse y liberarse de los prejuicios sociales.

He leído sobre “Volverse Caníbal” que la destrucción de los platos es una manera de liberarse de la opresión de la sociedad ¿Es positivo que exista una liberación a lo establecido a toda costa incluso por medio de la involución y la violencia?

Más que un acto de violencia, Volverse Caníbal, es un acto de liberación, es romper con lo establecido en el símbolo del plato.

Respecto de la violencia contra las mujeres, ¿crees que se debe devolver con la misma moneda?

JAMAS. La violencia contra la mujer, contra los niños, contra el adulto mayor o cualquier tipo de violencia, es un acto de cobardía tremenda. Mi obra en general es el resultado espontaneo de un síntoma que voy observando bajo el alero de mi propia percepción de la realidad. En general trabajo la visualidad, como eje de comunicación de un síntoma, mezclando ironía y una estética experiencia en el espectador, donde se pretende funcionar como gatillador de una reflexión.

En tu llamado a la liberación de las ataduras de la sociedad que reprime, ¿te refieres a todos los prejuicios o algunos puntos en especial?

Casi siempre cualquier acto de violencia intrafamiliar, sucede en la casa, la casa como símbolo de acogimiento y del lugar de la familia, también tiene sus trastornos, y es por eso que escogí la loza, como símbolo femenino, de la violencia que simboliza específicamente la violencia encontrar de la mujer. Pero Volverse Canibal habla simplemente del acto de ser libre, de saber sacar el impulso, antes de reventar frente a la acumulación e la ira. Es una instalación, purificadora que habla más bien de la solución y no del problema.