No salgas con ese tipo

Los hombres simples son los mejores. / (cc) Flickr.com/ LOPE – www.lphoto.es

(cc) Flickr.com/liss_mcbovzla

-Las mujeres a veces tenemos facilidad para relacionarnos con hombres que no valen la pena. Para que no sufras otra vez, te mostramos cuáles son los cuatro hombres con los que NUNCA deberías salir.

¿Te ha pasado alguna vez que te ilusionas con alguien, incluso hacen planes, pero al final del día comprendes que sólo tú eras la que estaba en la relación y él no le daba mayor importancia al asunto? Para que nunca más te pase, te mostramos la lista que Cosmopolitan hizo con los tipos que te harán sufrir si les dices que sí.

Los cuatro fantásticos

Que no te cautiven los abdominales trabajados. Esos hombres que pasan horas en el gimnasio o a los que les gustan los deportes extremos, no son un buen candidato. Para ellos están primero sus músculos y después las relaciones. Para mantenerlo feliz tienes que moverte tu también y seguirlo en sus aventuras: corridas de toros, paracaidismo, surf, etc. No pienso que hacer ejercicio y tener actividad sea malo, sino que en ellos esa es su vida. A los 50 años van a seguir corriendo maratones y triatlones hasta que lleguen a la competencia para ser Iron Man y lo peor, es que tú estarás a fuera del agua esperándolo con la toalla, pero sin formar parte de esa vida.

Ese de look perfecto que ves en revistas o que te imaginas, tampoco es para ti. Si te lo topas, no te acerques. Él pensará “¿Por qué ella se fija en ese tipo de ahí? Algún día comprenderá que yo soy el mejor hombre con el que podría estar”. Son absolutamente egocéntricos y pasan horas arreglándose. Eso hace que estén totalmente ajenos a la relación y que tú seas sólo un accesorio más para usar. Además son narcisistas.

Escapemos de los que entran al sector VIP. Esos hombres son casanovas. Pueden ser muy galanes e invitarte a la pieza de su hotel (la más cara), pedir champaña y pasar una noche espectacular. Qué significa eso: que claramente no eres la única, como está acostumbrado a tener todo, sabe que puede tener a todas las mujeres que quiera y se da el lujo de elegir. Así un día te invita a ti al cine y al otro se lleva a otra de sus amiguitas a almorzar a Bueno Aires.

El dinero no es todo en la vida, ¡claro que no! Este hombre está más enamorado de su sueldo que de ti y por eso pasa horas en el trabajo. Cuando está contigo también estará con su BlackBerry, respondiendo mensajes o coordinando reuniones. Las noches para él (contigo) casi no existen, llega tarde a la casa y tes das cuenta que en tres horas más él volverá otra vez a la oficina. Tú eres sólo su amante.

Ya sabes, no te arriesgues en relaciones tortuosas. No hay por qué estar con tipos que se creen lo mejor o con ese que tiene la cara y la ropa que siempre imaginaste en tu pareja, busca relaciones aterrizadas y normales. Los más simples son los mejores.