La osadía de cortarse al ras

Muchas mujeres han caído en la tentación, ¿te atreverías?

natalieportman-10.jpg

(c) ansam518.files.wordpress.com

Pasarse la máquina de afeitar por la cabeza es un arrebato por cambiar, para evitar el calor, por rebeldía, tendencia de moda, osadía, depresión o lo que sea pero muchas mujeres lo han experimentado. Entre ellas tenemos a la súper modelo Agyness Deyn quién apareció el fin de semana con un rapado extremo en el festival de música Coachella 2010.

Obviamente, esta mujer es bellísima y todo le queda bien, da lo mismo el look que elija, además se caracteriza por un estilo bastante vanguardista y alternativo. Sin embargo, no a todas les queda tan bien, depende mucho de tu cara,  de qué tan redonda o alargada sea y si la piel de tu cabeza está lisa o tiene algunas cicatrices.

Por ejemplo, si tu rostro es redondo no te recomendamos raparte porque tu cabeza se verá como un balón. Recuerda cuando Britney Spears cambió a este look y a pesar de que es bonita, su cara es redonda y parecía que sus mejillas se habían inflado como las de Quico del “Chavo del 8”.

Otro punto es de las cicatrices en la piel de la cabeza, si las tienes de verdad no es para nada beauty que te rapes porque la gente creerá que eres parte del elenco de Prison Break. Y piénsalo bien si quieres experimentar esto en el invierno porque  se te enfriarán las orejas, aunque uses sombreros de lana.

Cortarse al raz también tiene puntos a favor, lo primordial es que no debes preocuparte constantemente que tu pelo brille, sea suave, se enrede, peinarlo, aplicar silicona, ni nada de eso por un buen tiempo. También el tema de los accesorios cambia, por ejemplo recuerdo cuando mi hermana se rapó -tenía 18 años- comenzó a usar muchos aretes grandes que complementaban perfecto con su estilo. Si eres más osada te da la posibilidad de jugar con pelucas de diferentes estilos. Pelarse al cero permite que fijes la atención en otros puntos de tu rostro.

Finalmente este radical cambio depende sólo de tí. Veamos algunos ejemplos.