Escolares a la moda

(cc) Claudius Prößer

El primero de marzo comienza el año escolar, en Chile, aunque hay algunos escolares que entraron al colegio el lunes y otros la semana pasada, pobrecitos. Cuando yo estaba estudiando sólo me gustaba volver de las vacaciones para ver a mis compañeros, pero detestaba empezar a estudiar otra vez y sobre todo tener que ponerme el uniforme de nuevo.

Mi ropa escolar era muy incómoda, teníamos que usar camisa, corbata y los zapatos siempre lustrados. Las mujeres podíamos llevar pantalón sólo en invierno y el resto del año tenía que ser falda, por suerte la mía era falda-pantalón. Recién en mi último año nos hicimos el famoso polerón del curso con los nombres de cada uno en la espalda, así no usábamos el chaleco del colegio.

Pero para los escolares de ahora el uniforme es parte esencial en la vuelta a clases. Muchos establecimientos usan el polerón canguro (con bolsillo adelante) desde que empiezan la enseñanza media o cuando se van de gira de estudio. Además, algunos pueden ir con zapatillas y casi todos usan polera, las camisas y corbatas están casi obsoletas.

Las niñas usan poleras cortas y acinturadas, así marcan la diferencia con las de los hombres, algo muy lógico porque las camisetas de colegio son aburridas, a veces. Las faldas son cortas y buscan los pantalones con corte de jeans y de tela elástica. Las dos prendas son a la cadera. Los hombres desarman las bastas de los pantalones para que se abulten abajo y también los prefieren a la cadera.

Estoy totalmente de acuerdo con los cambios que les hacen a estas prendas, porque tienen que usarlos todo el año y es terrible ponerse cosas que te quedan incómodas, estás todo el día arreglándote y en el caso de ellos, ¡diez meses! Qué bueno que algunos establecimientos permiten que los escolares vayan a la moda.