Recordando navidades pasadas

estrellafugaz.jpg

Cuando era pequeña justo unos minutos antes de las 00:00 hrs. del 25 de diciembre mi papá reunía a todos los primos y a nosotras (mis hermanas y yo) nos tomábamos  de las manos y salíamos de la casa de mi abuela a dar unas vueltas por el barrio. En el camino nos contaba historias de cuando él era pequeño y cómo vivía la navidad en familia en el mismo barrio y por las mismas calles donde caminábamos. Todos lo escuchábamos atentos sin soltarnos de las manos.

Pasábamos por la parroquia donde se celebraba la misa del gallo, algunas veces entrábamos otras no. Pero siempre llegaba el momento donde mi papá gritaba: -¡miren el cielo! ahí arriba, esa estrella fugaz-. Mis primos y nosotras nos poníamos medios histéricos porque sabíamos que esa era la señal para comenzar a correr de vuelta a la casa de mi abuela para encontrar al viejito pascuero infraganti.

Cuando llegábamos siempre la casa estaba iluminada sólo con las luces del árbol y algunas que decoraban el frontis, la atmósfera era indescriptible y más aún nuestra sensación de niños ingenuos creyendo que lograrían ser más rápidos que el señor de rojo. La puerta siempre estaba abierta hasta atrás y no había nadie cerca. Era totalmente místico. Finalmente, nos enfrentábamos a un árbol de navidad que iluminaba todo el living, donde nos encontrábamos con decenas de cajas de regalos de todos los colores y tamaños. Era como un paraíso.

Han pasado varios años desde que no celebramos una navidad como esas, por distintos motivos no nos hemos organizado, pero estoy segura de que todos los que vivimos esas maravillosas experiencias, hoy en algún momento de la noche recordaremos esta historia.

Disfrutemos de este ambiente lleno de paz y amor con algunos videos navideños.

Y este que es el más bello… me hace recordar mis navidades pasadas.