Sin regalos ¿es una triste navidad?

regalosdenavidad1680x1050188895558x348.jpg

Qué se debe hacer si esta navidad no puedes o no quieres envolverte en papeles de regalos y deudas. Es un asunto que debes explicar o sólo llegas a la fiesta familiar con una sonrisa gigante, una botella de vino y un gran abrazo para todos.

Este año mi cuenta no logró llegar al nivel mínimo requerido para realizar regalos de navidad a NADIE. Lo que hace unos días me hizo sentir un poco culpable por no haber previsto la situación. Es primer año desde hace varios ya que no podré realizar la tan esperada repartija de presentes pero pienso ¿en realidad debo sentirme tan mal?

Creo que todo es culpa de la publicidad, es que sales de tu casa y lo primero que ves es una gigantografía que te dice: ¡Elige acá los mejores regalos de moda! Tomas el autobús hacia tu trabajo y aunque sean las 09:00 a.m. miras hacia afuera y las personas ya andan con decenas de bolsas en las manos. Prendes el computador y tu mail ha sido atacado de spam con las mejores ofertas para esta navidad, sales a colación y ves en la televisión del restaurante al que vas diariamente una tanda comercial que muestra a unos niños que no quieren más pelotas de fútbol sino un celular porque están aburridos de los regalos baratos y convencionales.

¿Qué haces frente a eso? Me llega a dar miedo decirle a mi hermana de 13 años que no tendrá regalo de mi parte porque quizás qué me dirá o cómo me recriminará. Pero esta sensación de culpabilidad es real o la verdad es que a mi hermana no le interesa nada más que compartir conmigo una noche buena hermosa y llena de amor.

Por qué debemos vivir esta fecha casi con tormento y pensar que es prácticamente una obligación gastarse la mitad del sueldo o más en obsequios que la emoción de recibirlos dura unas horas y luego se quedan guardados o por ahí en la casa deambulando como cachureos.

Ayer mi pareja me dice con una enorme preocupación:-¡Chuuu… todavía me faltan cuatro regalos!- aunque ya se ha gastado miles de pesos en presentes para su familia, lo que más me llama la atención es que esta reacción fue provocada por un comercial de televisión que mostraba las obligaciones de esta fecha.

Yo para no partirme más la cabeza pensando de adónde saco el dinero para los paquetes optaré por una navidad en familia y sin regalos.

Vamos a ver como funciona, si me odian pues ¡para el próximo año quién sabe lo que pueda pasar!