Meditación y Felicidad

Bailar, caminar o meditar, te alegrará el día.

felicidad2.jpg

Uno de los grandes temas de este siglo está relacionado con la Depresión. The “World Health Organization” predice que en el 2020, la depresión será la segunda causa de enfermedad a nivel mundial.

Para entender mejor la depresión, debemos entender sobre la asociación que existe entre las emociones que experimentamos y la química interna del cuerpo. El sistema nervioso central es el encargado de nivelar esta “química interna” y en relación a la depresión se cree que la serotonina representa un papel importante como neurotransmisor, en la inhibición del enojo, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito, la sexualidad, y el apetito. Estas inhibiciones están relacionadas directamente con síntomas de depresión. El aminoácido esencial asociado a la creación de la serotonina, no lo puede producir el organismo, por lo que debe ser obtenido a través de la dieta y otros métodos naturales como hacer ejercicio, bailar, comenzar proyectos nuevos y practicar determinadas técnicas de relajación, yoga, meditación, entre otras.

Algunos resultados de Estudios neurobiológicos de la Universidad de Wisconsin, a través de MRI scans, nos explican esta relación entre meditación y bienestar. En estos estudios fueron capaces de medir como aquellas personas que llevan años meditando experimentan un alto nivel de emociones positivas en el cortex pre-frontal izquierdo, que está asociado con la felicidad. El cortex derecho, asociado a las emociones negativas, es suprimido. Estudios posteriores demuestran que incluso aquellas personas que llevan poco tiempo meditando, han aumentado sus niveles de felicidad.

La sorpresa fue grande cuando en uno de estos estudios, dirigido a medir la felicidad en una escala de 1 a 4, fue sobrepasada en sus índices por un monje budista. Matthieu Ricard, asesor y traductor del Dalai Lama es oficialmente, según este estudio, el hombre más feliz del planeta, un hombre que en su vida diaria no ejerce ni posee los bienes que, en general asociamos con la felicidad, como la pareja ideal, la casa en la playa, o el trabajo perfecto.

Aunque estos estudios nos dan luces en los beneficios reales de estas prácticas, aun no explican en su totalidad como es que funcionan. Los científicos han llegado a la conclusión que el cerebro es más plástico de lo que creemos, que se adapta, y que necesita “acondicionamiento físico”, al igual que el cuerpo necesita ir al gimnasio.

Estos resultados nos hacen pensar que en las prácticas de meditación podemos encontrar soluciones para paliar enfermedades como la depresión y llevar a la gente a entrenar una mente saludable de la misma forma que hoy se acude al gimnasio a mejorar la forma física.

Por Guru Atma del Centro de Terapias Creativas.