“Yo de lirio mustio, imposible”

michellebachelet.jpg

Hace poco estuve leyendo una entrevista que la revista Mujer le hizo a la Presidenta Bachelet. Además de que en ella se demuestra esa simpatía que la caracteriza, me pasa que realmente encuentro que es una persona muy genuina, cercana y empática.

Pero el casi 80% de aprobación que alcanzado Bachelet no sólo habla de su simpatía, sino que representa, además de un gobierno exitoso, las inmensas capacidades que como mujer podemos lograr. Habla de nuestra inteligencia emocional, de la efectividad de bajo perfil por sobre el autoritarismo machista y de que Latinoamérica es un territorio que ha cambiado su identidad en los últimos años…

Por supuesto que es exquisito tener una pareja, un hombro, un partner o “alguien que te quiera y te cuide como uno quiere cuidar a alguien que ama” –como dice la Presidenta en la citada entrevista–, pero también es increíble saber que uno puede sola, que somos tan competentes como ellos y que, a pesar de nuestras diferencia, tenemos las mismas capacidades.

Al respecto, me encantó una anécdota que cuenta la Presi y que describe perfecto a las mujeres de nuestra clase –ésas que creemos en el girl power–, a las que no nos nace quedarnos vistiendo santos. Dice: “[…] Cuando yo era joven, leí una revista que recomendaba cómo hacer que un hombre la saque a bailar a una en una fiesta. Recomendaban: váyase a un rincón adopte posición de lirio mustio. Yo de lirio mustio, imposible, no sé si me entiende” (risas).