Las piruetas de Tomás González

tg.jpg

(c) emol.com

En apenas unos meses, este joven estudiante de kinesiología se convirtió en toda una celebridad. Los periodistas, sus fans y hasta los deportistas a nivel mundial están pendientes de sus pasos. Hoy ya es parte de la elite mundial de deportistas.

Hace un tiempo que venía haciendo noticia en Chile y el mundo con sus logros en gimnasia artística, pero recién ahora, con la medalla de plata que ganó en la Copa Mundial en Alemania, se le está dando la atención que merece.

Tanto así, que ya se habla de que es el favorito para ganar la medalla de oro en los Panamericanos de Guadalajara 2011 y ya se está preparando para entrar en los Juegos Olímpicos del 2012.

Hoy estamos a apenas unos días de su cumpleaños número 23 y tal vez esta sea la oportunidad para que los organismos pertinentes se pongan las pilas y le den de regalo el apoyo que tanto necesita.

Y es que el pobre ha tenido que pasar por muy malos ratos: Remataron sus implementos para entrenar, tiene que hacer colectas para viajar a los campeonatos, le cortaron la luz en el gimnasio ¡y hasta se olvidaron de inscribirlo en la Copa Mundial!

Por suerte, este último problema ya se solucionó y hoy podemos estar alabando a González por su histórica medalla de plata, pero los otros problemas son más complejos. Lo bueno es que después el buen resultado en Alemania, Chiledeportes le prometió una inversión de 80 millones de pesos, que si bien no es suficiente, al menos aliviaría muchas de las carencias.

Esperemos que otras instituciones se sumen a esta promesa y apoyen a este talentoso y esforzado deportista que ha dicho a los medios que su gran sueño es competir por Chile, pero que si agotan su paciencia, tendrá que empezar a pensar en volar a otras tierras.